miércoles, 6 de enero de 2021

7 consejos de Naturopatía para el 2021

 

Feliz y saludable Año Nuevo para todos!!!

 

Aquí tienes 7 sencillas recomendaciones de salud basadas en la Naturopatía, que podrían ayudarte a promover tu salud en este 2021. Con o sin pandemia.

 

No pretendo que sigas todos estos 7 consejos de buenas a primeras, porque sé que no es fácil cambiar de hábitos de vida. Pero si te lo propones y comienzas adoptando uno y luego otro, y después otro, podrías en un año darle un empujón grande  a tu bienestar. Más de lo que te puedas imaginar. No subestimes la sencillez de estas prácticas naturales de salud. Pueden hacer muchísimo por ti. Comienza con el que se te haga más fácil y luego ve a por los demás.

 

1.- Procura mantenerte en calma. Controla el estrés. 

 

Si los noticieros te ponen nervioso apaga la TV. Si la conversación se pone incómoda cambia de tema o sal de la habitación. No permitas que te asusten, incomoden o te inquieten.  La mejor defensa que tenemos contra las infecciones  es la paz mental, la tranquilidad, el control del estrés o como quieras llamarlo. El Dr. Bruce Lipton en su libro “La Biología de la Creencia” nos dice que el estrés es responsable de hasta el 90 % de las dolencias, incluyendo problemas cardíacos, enfermedades terminales y diabetes. Por ello, busca realizar actividades que te liberen del estrés y la angustia, como el ejercicio moderado, yoga, meditación, la oración, un rato de conversación con una buena amistad, escuchar tu música favorita (y mejor aún si la bailas), participar en alguna actividad de colaboración, o cultiva algún entretenimiento o hobby que te apasione.

 

2.- Hidrátate. Toma suficiente agua

 

No me cansaré de decirlo: son muchas las enfermedades que se gestan tan sólo por la deshidratación. Por ejemplo, muchos casos de hipertensión se controlarían tan sólo con tomar suficiente agua. Y lo peor es que no nos damos cuenta. Nuestro cuerpo se acostumbra a esta deshidratación crónica y entonces ni siquiera sentimos la sed que necesitamos, para que nos avise que debemos tomar agua. Una manera muy efectiva de hidratarnos es consumiendo frutas, especialmente aquellas como la patilla (sandía) y el melón, que tienen mayor cantidad de agua. Otra forma agradable y especialmente buena para nuestra salud es tomar infusiones y te. O tomando caldos de vegetales o de huesos. Lo importante es que consumas suficientes bebidas para hidratarte correctamente. Pero por favor, no intentes hacerlo con bebidas azucaradas porque conseguirás el efecto contrario. 

 

3.- Oxigénate a profundidad

 

Lo podrás lograr haciendo ejercicios o con la práctica de la respiración profunda, abdominal o la que se practica en el yoga. El oxígeno es nuestro nutriente más esencial. No podemos vivir más que unos pocos minutos sin oxígeno. Y la práctica de este tipo de respiración desintoxica y alcaliniza el cuerpo, además de relajarnos. Imprescindible!!!!

 

4.- Toma sol a las horas adecuadas

 

Si bien te mencioné que nuestro nutriente más esencial es el oxígeno, no podemos obviar la importancia de los fotones de la luz  para nosotros. La vida en todas sus expresiones en el planeta Tierra,  depende directa y absolutamente de la luz que recibimos del sol. La vitamina D que nuestra piel produce, controla miles de genes en nuestro organismo. Es como si tuviera la llave para poner en funcionamiento una gran parte de nuestro metabolismo. Y no sólo es cuestión de la salud ósea y articular. Entre otras cosas también nuestra salud mental depende directamente de la cantidad de luz solar que recibimos diariamente. Por ello las depresiones y los trastornos mentales aumentan durante el invierno.

 

5.- Pon un arcoíris en tu plato

 

Aumenta tu consumo de vegetales y frutas (en ese orden). Procura al menos ingerir alimentos vegetales de 5 colores al día: morados, rojos, anaranjados, amarillos,  blancos, verdes. Cada color es indicativo del tipo de nutrientes que contiene el alimento y los necesitamos a ¡todos!

 

6.- Incluye las aliáceas en tu alimentación diaria

 

Me refiero a la familia de la cebolla, cebollín, ajo, ajoporro o puerro. Su alto contenido de sustancias azufradas ayudan a nuestro hígado a ejercer mejor su función y además tienen propiedades antialérgicas, antibióticas, antivíricas y antifúngicas. Además promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas en nuestros intestinos. Toda una farmacia en tu plato.

 

7.- Has contacto con la Tierra

 

Pues sí, te estoy recomendando que camines descalzo, que te acuestes en el piso, que te bañes en la playa (sin zapatos, ni sandalias), que te des un baño de arena o de lodo o que camines sobre la grama. Hemos perdido el contacto con nuestra madre Tierra y esto nos ha perjudicado de una manera que no te puedes imaginar. Olvídate de los regaños que nos daban cuando éramos niños y nos quitábamos el calzado y recupera parte de tu equilibrio electrónico. Tu cerebro y todo tu sistema nervioso te lo agradecerán.

 

Como verás, no hay nada raro ni complicado en estos consejos. Tan sólo hace falta que tomes la decisión de establecerlos como hábitos  para que comiences a ver mejoras en tu calidad de vida. De ti depende.

 

Si deseas tomar las riendas de tu salud y quieres que te asesore sobre cómo promoverla  y mejorar tu bienestar, escríbeme por email a ereboll@gmail.com o envíame un mensaje privado por Facebook (Eugenia Reboll) o Twitter (@ereboll).

 

Recuerda: puedes aprender a cuidarte. Es mucho, muchísimo lo que puedes hacer por tu salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario