viernes, 23 de abril de 2021

¿EN VERDAD ES TÓXICA LA TRINITARIA O BUGANVILLA? PUES NO

                          

Recientemente me consultaron con relación a una polémica. Ésta se presentó porque alguien confundió la trinitaria o buganvilla con la adelfa, berbería  o laurel rosa. E hizo unas declaraciones contra la primera mencionada, que no son ciertas.

 

Este tema me gustaría aclararlo, porque esa confusión sobre la supuesta toxicidad de la trinitaria o buganvilla perjudica a las personas que podrían beneficiarse de su uso y el tema no se ha manejado de manera seria y responsable. Además, ambas plantas ni siquiera pertenecen a la misma familia.

 

Empecemos por el principio.

 

La trinitaria o buganvilla (Bougainvillea spectabilis), es una planta ornamental, nativa de Suramérica y que se consigue en prácticamente todas las regiones tropicales y subtropicales. 

 

Su uso principal es como arbusto ornamental por la belleza de su floración. Sus flores pueden ser moradas, blancas, rosadas, amarillas, etc. Y sus hojas pueden ser verdes o blancas y verdes. 

 

Miren esta foto. Es fácil de reconocer, porque se usa muchísimo con fines ornamentales.


Foto: https://pixabay.com/es/photos/buganvillas-flores-florales-551016/


Toxicología:

 

La flor de esta planta es tan inofensiva y al mismo tiempo tan útil por su riqueza en antioxidantes, que está siendo considerada para ser consumida directamente como alimento o como colorante alimenticio.

 

Aquí tienen el estudio científico que avala lo que acabo de escribir:

Disponible en: https://www.researchgate.net/publication       /301517334_Five_edible_flowers_-_Valuable_source_of_antioxidants_in_human_nutrition

 

Por otra parte, se han publicado muchos trabajos de investigación que confirman su uso como antiinflamatoria, antidiabética, anticancerígena, antiartrítica e incluso antitóxica. 

 

Por lo que se considera de uso seguro, por su muy baja o nula toxicidad. 

 

Anexo en la parte de abajo de este artículo más evidencias científicas de su uso en diversas dolencias. 

 

Ahora vamos con la otra parte de la polémica. Se le acusa a la trinitaria o buganvilla de contener oleandrina, que es una conocida toxina. Lo cual es totalmente falso.

 

Pienso que la confusión vino porque en la página de wikipedia sobre la adelfa, la llaman también trinitaria, lo cual no es correcto.

 

Señores, deben saber que cualquier persona puede escribir un artículo en wikipedia y además, cualquier persona puede corregir los artículos de wikipedia. Esta página NO es una buena referencia cuando se trata de temas de salud. 

 

No todas las páginas de internet son buenas fuentes para consultar. Se debe confirmar la información con bases de datos científicos. Esto es muy importante.

 

Vamos ahora con esta planta

La adelfa, laurel rosa, berbería, flor de la reina, etc. (Nerium oleander) es otra hermosa planta ornamental de flores blancas, rosadas, etc. De amplia distribución en todo el planeta, principalmente en países tropicales. 

 

Es también fácil de identificar. Miren esta otra imagen:


Foto: https://pixabay.com/es/photos/laureles-laurier-rose-naturaleza-2457839/

 

Toxicidad:

Su uso es principalmente ornamental, aunque se utilizan sus flores en inhalaciones para combatir la sinusitis. OJO: inhalaciones, nunca se debe ingerir porque contiene oleandrina.

 

La palabra oleandrina viene precisamente del nombre de la planta de la que se extrae: Nerium oleander. La mayor concentración de dicha toxina está en la hojas, que se parecen a las hojas del laurel.

 

Les muestro acá una publicación científica sobre su toxicidad:

 

En este primer trabajo se describe cómo una mujer murió luego de tomar un té de las hojas de la adelfa (Nerium oleander). El título lo dice todo: “El té de adelfa, el trago herbal de la muerte”



 

Otras publicaciones sobre la toxicidad de esta planta las pongo al final del artículo.

 

Entiendo que el médico que hizo la advertencia contra la trinitaria o buganvilla lo hizo con buena intención. Pero no basta con buenas intenciones. Hay que investigar antes de dar una opinión, especialmente cuando se trata de temas tan delicados. 

 

La medicina se basa en la ciencia y las referencias de internet no siempre son rigurosas ni mucho menos científicas. Este caso así lo confirma.

 

Cuando vayan a usar una planta para mejorar alguna dolencia es conveniente consultar con alguien que en verdad sepa de lo que se está tratando, ya que puede haber serios inconvenientes que podrían incluso comprometer la vida de alguna persona.

 

Remato con un refrán venezolano: “No se meta a brujo sin conocer la hierba”

 

Acá les dejo las referencias que les mencioné sobre la toxicidad de la adelfa:

 https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0960327120901571

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/0300483X9503296R

 

Y acá las referencias sobre los beneficios de la trinitaria o buganvilla:

 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28647186/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28800661/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33372871/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30096764/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26187284/

 

lunes, 8 de marzo de 2021

Los Omega-3 podrían ser de ayuda en la COVID-19

Escrito por: Mikel García Iturrioz
 

En la categoría de suplementos que se han explorado por sus efectos beneficiosos contra varios virus e infecciones destacan los suplementos de Omega-3, que incluyen ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). La ingesta de EPA y DHA puede venir a partir de una dieta rica en pescado o mediante complementos dietéticos con aceites de pescado o aceites purificados.

 

Otras fuentes más sostenibles de EPA y DHA incluyen las algas. Estas destacan por su abundancia de otros compuestos bioactivos y por la conversión de angiotensina péptidos inhibidores de enzimas y agentes antivirales, incluidas ficobiliproteínas, sulfatadas polisacáridos y calcio-espirulano.

 

·         La investigación de los Omega-3

 

Ha surgido un interés particular en los Omega-3 como posibles terapias contra enfermedades asociadas a la inflamación. Se ha encontrado que pueden ser favorables en procesos como la quimiotaxis de leucocitos, la expresión de moléculas de adhesión y la producción de eicosanoides. Esta y otra evidencia indica que los ácidos grasos Omega-3 pueden tener la capacidad de modular la respuesta inmune adaptativa, entre otras cosas.

 

Además, se ha descubierto que influye en la presentación de antígenos y la producción de células CD4 (+) Th1, entre otros efectos relevantes1. Ciertamente, la evidencia preliminar de muestras de sangre en pacientes con COVID-19 sugieren que los contagiados que tienen un índice omega-3 más alto (una medida de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 en los glóbulos rojos) tenían un riesgo menor de muerte por COVID-192.

 

·         Actividad antiinflamatoria

 

El interés también ha surgido sobre si el estado nutricional relacionado con los ácidos grasos Omega-3 también puede afectar en la inflamación asociada con una enfermedad grave, como el SDRA (Síndrome de Distres Respiratorio Agudo) o la sepsis3,4. Según los resultados de un análisis realizado en Wuhan, con 82 fallecidos por COVID-19 durante enero y febrero de 2020, la insuficiencia respiratoria (asociada con SDRA) fue la causa de muerte en el 69,5% de los casos, y la sepsis o insuficiencia multiorgánica representó el 28% de las muertes5.

 

En este sentido, la investigación en SDRA antes de la pandemia actual sugiere que los Omega-3 pueden tener cierto potencial terapéutico. Un estudio asignó al azar 16 pacientes de SDRA, estos recibieron una emulsión de lípidos enriquecida con aceite de pescado o una emulsión de lípidos de control (compuesta por de triglicéridos de cadena larga al 100%) bajo un diseño doble ciego6. Los autores reportaron una reducción estadísticamente significativa en los niveles de leucotrieno B4 en el grupo que recibió la emulsión enriquecida con aceite de pescado, lo que sugiere que la suplementación con aceite de pescado puede reducir la inflamación. Por el contrario, también informaron que la mayoría de sus pruebas no fueron estadísticamente significativas y, por lo tanto, parece que se requiere investigación adicional utilizando tamaños de muestra más grandes.

 

Otro mecanismo potencial relacionado con los Omega-3 se basa en la molécula precursora para la biosíntesis de mediadores pro-resolución especializados (SPM), moléculas que nuestros cuerpos producen de forma natural en respuesta al tejido dañado, como proteínas y resolvinas. En este caso, pueden servir de ayuda para resolver activamente la inflamación y la infección7. Asimismo, SPM ha mostrado efectos beneficiosos contra una variedad de infecciones pulmonares, incluidas algunas causadas por virus de ARN8,9. De hecho, la proteína D1 Se ha demostrado que aumenta la supervivencia de la infección viral H1N1 en ratones al afectar la maquinaria de reproducción10.

 

Por otro lado, se han propuesto varios mecanismos para la GDS, que incluyen la prevención de la liberación de citocinas y quimiocinas proinflamatorias o aumentar fagocitosis de desechos celulares por macrófagos11. En la influenza, SPM promueve el antiviral B actividades linfocíticas12, y se ha demostrado que la proteina D1 aumenta la supervivencia del H1N1 infección viral en ratones al afectar la maquinaria de replicación viral10. Por lo que SPM podría ayudar en la resolución de la tormenta de citocinas e inflamación asociada con COVID-1913,14.

 

·         Pendientes de futuras investigaciones

 

Aunque se han realizado estudios que investigan el valor terapéutico de los ácidos grasos Omega-3 contra SDRA en humanos, todavía hay pruebas limitadas de su eficacia. La falta general de estudios en humanos en esta área demuestra que hay evidencia limitada sobre si estos suplementos afectan realmente a la infección por COVID-19. En consecuencia, los ensayos clínicos que están en curso, y los que se han propuesto, proporcionarán información valiosa sobre si el potencial antiinflamatorio de los Omega-3 y sus derivados puede ser beneficioso para el tratamiento de la COVID-19.

 

Referencias

 

1. Whelan J, Gowdy KM, Shaikh SR. N-3 polyunsaturatedfattyacidsmodulate B cellactivity in pre-clinicalmodels: Implicationsfortheimmune response toinfections. Eur J Pharmacol. 2016 Aug15;785:10-17.

2. Asher A, Tintle NL, Myers M, Lockshon L, Bacareza H, Harris WS. Blood omega-3 fattyacids and deathfrom COVID-19: A pilotstudy. ProstaglandinsLeukotEssentFattyAcids. 2021 Jan 20;166:102250.

3. Tian T, Zhao Y, Huang Q, Li J. n-3 PolyunsaturatedFattyAcidsImproveInflammationviaInhibitingSphingosineKinase 1 in a RatModelof Parenteral Nutrition and CLP-Induced Sepsis. Lipids. 2016 Mar;51(3):271-8.

4. Das UN. Polyunsaturatedfattyacids and sepsis. Nutrition. 2019 Sep;65:39-43.

5. Zhang B, Zhou X, Qiu Y, Song Y, Feng F, Feng J, Song Q, Jia Q, Wang J. Clinicalcharacteristicsof 82 cases ofdeathfrom COVID-19. PLoSOne. 2020 Jul 9;15(7):e0235458.

6. Sabater J, Masclans JR, Sacanell J, Chacon P, Sabin P, Planas M. Effectsofan omega-3 fattyacid-enrichedlipidemulsiononeicosanoidsynthesis in acuterespiratorydistresssyndrome (ARDS): A prospective, randomized, double-blind, parallelgroupstudy. NutrMetab (Lond). 2011 Apr 8;8(1):22.

7. Buckley CD, Gilroy DW, Serhan CN. Proresolvinglipidmediators and mechanisms in theresolutionofacuteinflammation. Immunity. 2014 Mar 20;40(3):315-27.

8. Basil MC, Levy BD. Specializedpro-resolvingmediators: endogenousregulatorsofinfection and inflammation. NatRevImmunol. 2016 Jan;16(1):51-67.

9. Sandhaus S, Swick AG. Specializedproresolvingmediators in infection and lunginjury. Biofactors. 2021 Jan;47(1):6-18.

10. Morita M, Kuba K, Ichikawa A, Nakayama M, Katahira J, Iwamoto R, Watanebe T, Sakabe S, Daidoji T, Nakamura S, Kadowaki A, Ohto T, Nakanishi H, Taguchi R, Nakaya T, Murakami M, Yoneda Y, Arai H, Kawaoka Y, Penninger JM, Arita M, Imai Y. Thelipid mediator protectin D1 inhibits influenza virus replication and improvessevere influenza. Cell. 2013 Mar 28;153(1):112-25.

 

11. Serhan CN. Pro-resolvinglipidmediators are leads forresolutionphysiology. Nature. 2014 Jun 5;510(7503):92-101.

12. Ramon S, Baker SF, Sahler JM, Kim N, Feldsott EA, Serhan CN, Martínez-Sobrido L, Topham DJ, Phipps RP. Thespecializedproresolving mediator 17-HDHA enhancestheantibody-mediatedimmune response against influenza virus: a new classofadjuvant? J Immunol. 2014 Dec 15;193(12):6031-40.

13. Panigrahy D, Gilligan MM, Huang S, Gartung A, Cortés-Puch I, Sime PJ, Phipps RP, Serhan CN, Hammock BD. Inflammationresolution: a dual-prongedapproachtoavertingcytokinestorms in COVID-19?CancerMetastasis Rev. 2020 Jun;39(2):337-340.

14. Regidor PA, Santos FG, Rizo JM, Egea FM. Pro resolvinginflammatoryeffectsofthelipidmediatorsof omega 3 fattyacids and itsimplication in SARS COVID-19. MedHypotheses. 2020 Dec;145:110340.

miércoles, 6 de enero de 2021

7 consejos de Naturopatía para el 2021

 

Feliz y saludable Año Nuevo para todos!!!

 

Aquí tienes 7 sencillas recomendaciones de salud basadas en la Naturopatía, que podrían ayudarte a promover tu salud en este 2021. Con o sin pandemia.

 

No pretendo que sigas todos estos 7 consejos de buenas a primeras, porque sé que no es fácil cambiar de hábitos de vida. Pero si te lo propones y comienzas adoptando uno y luego otro, y después otro, podrías en un año darle un empujón grande  a tu bienestar. Más de lo que te puedas imaginar. No subestimes la sencillez de estas prácticas naturales de salud. Pueden hacer muchísimo por ti. Comienza con el que se te haga más fácil y luego ve a por los demás.

 

1.- Procura mantenerte en calma. Controla el estrés. 

 

Si los noticieros te ponen nervioso apaga la TV. Si la conversación se pone incómoda cambia de tema o sal de la habitación. No permitas que te asusten, incomoden o te inquieten.  La mejor defensa que tenemos contra las infecciones  es la paz mental, la tranquilidad, el control del estrés o como quieras llamarlo. El Dr. Bruce Lipton en su libro “La Biología de la Creencia” nos dice que el estrés es responsable de hasta el 90 % de las dolencias, incluyendo problemas cardíacos, enfermedades terminales y diabetes. Por ello, busca realizar actividades que te liberen del estrés y la angustia, como el ejercicio moderado, yoga, meditación, la oración, un rato de conversación con una buena amistad, escuchar tu música favorita (y mejor aún si la bailas), participar en alguna actividad de colaboración, o cultiva algún entretenimiento o hobby que te apasione.

 

2.- Hidrátate. Toma suficiente agua

 

No me cansaré de decirlo: son muchas las enfermedades que se gestan tan sólo por la deshidratación. Por ejemplo, muchos casos de hipertensión se controlarían tan sólo con tomar suficiente agua. Y lo peor es que no nos damos cuenta. Nuestro cuerpo se acostumbra a esta deshidratación crónica y entonces ni siquiera sentimos la sed que necesitamos, para que nos avise que debemos tomar agua. Una manera muy efectiva de hidratarnos es consumiendo frutas, especialmente aquellas como la patilla (sandía) y el melón, que tienen mayor cantidad de agua. Otra forma agradable y especialmente buena para nuestra salud es tomar infusiones y te. O tomando caldos de vegetales o de huesos. Lo importante es que consumas suficientes bebidas para hidratarte correctamente. Pero por favor, no intentes hacerlo con bebidas azucaradas porque conseguirás el efecto contrario. 

 

3.- Oxigénate a profundidad

 

Lo podrás lograr haciendo ejercicios o con la práctica de la respiración profunda, abdominal o la que se practica en el yoga. El oxígeno es nuestro nutriente más esencial. No podemos vivir más que unos pocos minutos sin oxígeno. Y la práctica de este tipo de respiración desintoxica y alcaliniza el cuerpo, además de relajarnos. Imprescindible!!!!

 

4.- Toma sol a las horas adecuadas

 

Si bien te mencioné que nuestro nutriente más esencial es el oxígeno, no podemos obviar la importancia de los fotones de la luz  para nosotros. La vida en todas sus expresiones en el planeta Tierra,  depende directa y absolutamente de la luz que recibimos del sol. La vitamina D que nuestra piel produce, controla miles de genes en nuestro organismo. Es como si tuviera la llave para poner en funcionamiento una gran parte de nuestro metabolismo. Y no sólo es cuestión de la salud ósea y articular. Entre otras cosas también nuestra salud mental depende directamente de la cantidad de luz solar que recibimos diariamente. Por ello las depresiones y los trastornos mentales aumentan durante el invierno.

 

5.- Pon un arcoíris en tu plato

 

Aumenta tu consumo de vegetales y frutas (en ese orden). Procura al menos ingerir alimentos vegetales de 5 colores al día: morados, rojos, anaranjados, amarillos,  blancos, verdes. Cada color es indicativo del tipo de nutrientes que contiene el alimento y los necesitamos a ¡todos!

 

6.- Incluye las aliáceas en tu alimentación diaria

 

Me refiero a la familia de la cebolla, cebollín, ajo, ajoporro o puerro. Su alto contenido de sustancias azufradas ayudan a nuestro hígado a ejercer mejor su función y además tienen propiedades antialérgicas, antibióticas, antivíricas y antifúngicas. Además promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas en nuestros intestinos. Toda una farmacia en tu plato.

 

7.- Has contacto con la Tierra

 

Pues sí, te estoy recomendando que camines descalzo, que te acuestes en el piso, que te bañes en la playa (sin zapatos, ni sandalias), que te des un baño de arena o de lodo o que camines sobre la grama. Hemos perdido el contacto con nuestra madre Tierra y esto nos ha perjudicado de una manera que no te puedes imaginar. Olvídate de los regaños que nos daban cuando éramos niños y nos quitábamos el calzado y recupera parte de tu equilibrio electrónico. Tu cerebro y todo tu sistema nervioso te lo agradecerán.

 

Como verás, no hay nada raro ni complicado en estos consejos. Tan sólo hace falta que tomes la decisión de establecerlos como hábitos  para que comiences a ver mejoras en tu calidad de vida. De ti depende.

 

Si deseas tomar las riendas de tu salud y quieres que te asesore sobre cómo promoverla  y mejorar tu bienestar, escríbeme por email a ereboll@gmail.com o envíame un mensaje privado por Facebook (Eugenia Reboll) o Twitter (@ereboll).

 

Recuerda: puedes aprender a cuidarte. Es mucho, muchísimo lo que puedes hacer por tu salud!