lunes, 8 de marzo de 2021

Los Omega-3 podrían ser de ayuda en la COVID-19

Escrito por: Mikel García Iturrioz
 

En la categoría de suplementos que se han explorado por sus efectos beneficiosos contra varios virus e infecciones destacan los suplementos de Omega-3, que incluyen ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). La ingesta de EPA y DHA puede venir a partir de una dieta rica en pescado o mediante complementos dietéticos con aceites de pescado o aceites purificados.

 

Otras fuentes más sostenibles de EPA y DHA incluyen las algas. Estas destacan por su abundancia de otros compuestos bioactivos y por la conversión de angiotensina péptidos inhibidores de enzimas y agentes antivirales, incluidas ficobiliproteínas, sulfatadas polisacáridos y calcio-espirulano.

 

·         La investigación de los Omega-3

 

Ha surgido un interés particular en los Omega-3 como posibles terapias contra enfermedades asociadas a la inflamación. Se ha encontrado que pueden ser favorables en procesos como la quimiotaxis de leucocitos, la expresión de moléculas de adhesión y la producción de eicosanoides. Esta y otra evidencia indica que los ácidos grasos Omega-3 pueden tener la capacidad de modular la respuesta inmune adaptativa, entre otras cosas.

 

Además, se ha descubierto que influye en la presentación de antígenos y la producción de células CD4 (+) Th1, entre otros efectos relevantes1. Ciertamente, la evidencia preliminar de muestras de sangre en pacientes con COVID-19 sugieren que los contagiados que tienen un índice omega-3 más alto (una medida de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 en los glóbulos rojos) tenían un riesgo menor de muerte por COVID-192.

 

·         Actividad antiinflamatoria

 

El interés también ha surgido sobre si el estado nutricional relacionado con los ácidos grasos Omega-3 también puede afectar en la inflamación asociada con una enfermedad grave, como el SDRA (Síndrome de Distres Respiratorio Agudo) o la sepsis3,4. Según los resultados de un análisis realizado en Wuhan, con 82 fallecidos por COVID-19 durante enero y febrero de 2020, la insuficiencia respiratoria (asociada con SDRA) fue la causa de muerte en el 69,5% de los casos, y la sepsis o insuficiencia multiorgánica representó el 28% de las muertes5.

 

En este sentido, la investigación en SDRA antes de la pandemia actual sugiere que los Omega-3 pueden tener cierto potencial terapéutico. Un estudio asignó al azar 16 pacientes de SDRA, estos recibieron una emulsión de lípidos enriquecida con aceite de pescado o una emulsión de lípidos de control (compuesta por de triglicéridos de cadena larga al 100%) bajo un diseño doble ciego6. Los autores reportaron una reducción estadísticamente significativa en los niveles de leucotrieno B4 en el grupo que recibió la emulsión enriquecida con aceite de pescado, lo que sugiere que la suplementación con aceite de pescado puede reducir la inflamación. Por el contrario, también informaron que la mayoría de sus pruebas no fueron estadísticamente significativas y, por lo tanto, parece que se requiere investigación adicional utilizando tamaños de muestra más grandes.

 

Otro mecanismo potencial relacionado con los Omega-3 se basa en la molécula precursora para la biosíntesis de mediadores pro-resolución especializados (SPM), moléculas que nuestros cuerpos producen de forma natural en respuesta al tejido dañado, como proteínas y resolvinas. En este caso, pueden servir de ayuda para resolver activamente la inflamación y la infección7. Asimismo, SPM ha mostrado efectos beneficiosos contra una variedad de infecciones pulmonares, incluidas algunas causadas por virus de ARN8,9. De hecho, la proteína D1 Se ha demostrado que aumenta la supervivencia de la infección viral H1N1 en ratones al afectar la maquinaria de reproducción10.

 

Por otro lado, se han propuesto varios mecanismos para la GDS, que incluyen la prevención de la liberación de citocinas y quimiocinas proinflamatorias o aumentar fagocitosis de desechos celulares por macrófagos11. En la influenza, SPM promueve el antiviral B actividades linfocíticas12, y se ha demostrado que la proteina D1 aumenta la supervivencia del H1N1 infección viral en ratones al afectar la maquinaria de replicación viral10. Por lo que SPM podría ayudar en la resolución de la tormenta de citocinas e inflamación asociada con COVID-1913,14.

 

·         Pendientes de futuras investigaciones

 

Aunque se han realizado estudios que investigan el valor terapéutico de los ácidos grasos Omega-3 contra SDRA en humanos, todavía hay pruebas limitadas de su eficacia. La falta general de estudios en humanos en esta área demuestra que hay evidencia limitada sobre si estos suplementos afectan realmente a la infección por COVID-19. En consecuencia, los ensayos clínicos que están en curso, y los que se han propuesto, proporcionarán información valiosa sobre si el potencial antiinflamatorio de los Omega-3 y sus derivados puede ser beneficioso para el tratamiento de la COVID-19.

 

Referencias

 

1. Whelan J, Gowdy KM, Shaikh SR. N-3 polyunsaturatedfattyacidsmodulate B cellactivity in pre-clinicalmodels: Implicationsfortheimmune response toinfections. Eur J Pharmacol. 2016 Aug15;785:10-17.

2. Asher A, Tintle NL, Myers M, Lockshon L, Bacareza H, Harris WS. Blood omega-3 fattyacids and deathfrom COVID-19: A pilotstudy. ProstaglandinsLeukotEssentFattyAcids. 2021 Jan 20;166:102250.

3. Tian T, Zhao Y, Huang Q, Li J. n-3 PolyunsaturatedFattyAcidsImproveInflammationviaInhibitingSphingosineKinase 1 in a RatModelof Parenteral Nutrition and CLP-Induced Sepsis. Lipids. 2016 Mar;51(3):271-8.

4. Das UN. Polyunsaturatedfattyacids and sepsis. Nutrition. 2019 Sep;65:39-43.

5. Zhang B, Zhou X, Qiu Y, Song Y, Feng F, Feng J, Song Q, Jia Q, Wang J. Clinicalcharacteristicsof 82 cases ofdeathfrom COVID-19. PLoSOne. 2020 Jul 9;15(7):e0235458.

6. Sabater J, Masclans JR, Sacanell J, Chacon P, Sabin P, Planas M. Effectsofan omega-3 fattyacid-enrichedlipidemulsiononeicosanoidsynthesis in acuterespiratorydistresssyndrome (ARDS): A prospective, randomized, double-blind, parallelgroupstudy. NutrMetab (Lond). 2011 Apr 8;8(1):22.

7. Buckley CD, Gilroy DW, Serhan CN. Proresolvinglipidmediators and mechanisms in theresolutionofacuteinflammation. Immunity. 2014 Mar 20;40(3):315-27.

8. Basil MC, Levy BD. Specializedpro-resolvingmediators: endogenousregulatorsofinfection and inflammation. NatRevImmunol. 2016 Jan;16(1):51-67.

9. Sandhaus S, Swick AG. Specializedproresolvingmediators in infection and lunginjury. Biofactors. 2021 Jan;47(1):6-18.

10. Morita M, Kuba K, Ichikawa A, Nakayama M, Katahira J, Iwamoto R, Watanebe T, Sakabe S, Daidoji T, Nakamura S, Kadowaki A, Ohto T, Nakanishi H, Taguchi R, Nakaya T, Murakami M, Yoneda Y, Arai H, Kawaoka Y, Penninger JM, Arita M, Imai Y. Thelipid mediator protectin D1 inhibits influenza virus replication and improvessevere influenza. Cell. 2013 Mar 28;153(1):112-25.

 

11. Serhan CN. Pro-resolvinglipidmediators are leads forresolutionphysiology. Nature. 2014 Jun 5;510(7503):92-101.

12. Ramon S, Baker SF, Sahler JM, Kim N, Feldsott EA, Serhan CN, Martínez-Sobrido L, Topham DJ, Phipps RP. Thespecializedproresolving mediator 17-HDHA enhancestheantibody-mediatedimmune response against influenza virus: a new classofadjuvant? J Immunol. 2014 Dec 15;193(12):6031-40.

13. Panigrahy D, Gilligan MM, Huang S, Gartung A, Cortés-Puch I, Sime PJ, Phipps RP, Serhan CN, Hammock BD. Inflammationresolution: a dual-prongedapproachtoavertingcytokinestorms in COVID-19?CancerMetastasis Rev. 2020 Jun;39(2):337-340.

14. Regidor PA, Santos FG, Rizo JM, Egea FM. Pro resolvinginflammatoryeffectsofthelipidmediatorsof omega 3 fattyacids and itsimplication in SARS COVID-19. MedHypotheses. 2020 Dec;145:110340.

miércoles, 6 de enero de 2021

7 consejos de Naturopatía para el 2021

 

Feliz y saludable Año Nuevo para todos!!!

 

Aquí tienes 7 sencillas recomendaciones de salud basadas en la Naturopatía, que podrían ayudarte a promover tu salud en este 2021. Con o sin pandemia.

 

No pretendo que sigas todos estos 7 consejos de buenas a primeras, porque sé que no es fácil cambiar de hábitos de vida. Pero si te lo propones y comienzas adoptando uno y luego otro, y después otro, podrías en un año darle un empujón grande  a tu bienestar. Más de lo que te puedas imaginar. No subestimes la sencillez de estas prácticas naturales de salud. Pueden hacer muchísimo por ti. Comienza con el que se te haga más fácil y luego ve a por los demás.

 

1.- Procura mantenerte en calma. Controla el estrés. 

 

Si los noticieros te ponen nervioso apaga la TV. Si la conversación se pone incómoda cambia de tema o sal de la habitación. No permitas que te asusten, incomoden o te inquieten.  La mejor defensa que tenemos contra las infecciones  es la paz mental, la tranquilidad, el control del estrés o como quieras llamarlo. El Dr. Bruce Lipton en su libro “La Biología de la Creencia” nos dice que el estrés es responsable de hasta el 90 % de las dolencias, incluyendo problemas cardíacos, enfermedades terminales y diabetes. Por ello, busca realizar actividades que te liberen del estrés y la angustia, como el ejercicio moderado, yoga, meditación, la oración, un rato de conversación con una buena amistad, escuchar tu música favorita (y mejor aún si la bailas), participar en alguna actividad de colaboración, o cultiva algún entretenimiento o hobby que te apasione.

 

2.- Hidrátate. Toma suficiente agua

 

No me cansaré de decirlo: son muchas las enfermedades que se gestan tan sólo por la deshidratación. Por ejemplo, muchos casos de hipertensión se controlarían tan sólo con tomar suficiente agua. Y lo peor es que no nos damos cuenta. Nuestro cuerpo se acostumbra a esta deshidratación crónica y entonces ni siquiera sentimos la sed que necesitamos, para que nos avise que debemos tomar agua. Una manera muy efectiva de hidratarnos es consumiendo frutas, especialmente aquellas como la patilla (sandía) y el melón, que tienen mayor cantidad de agua. Otra forma agradable y especialmente buena para nuestra salud es tomar infusiones y te. O tomando caldos de vegetales o de huesos. Lo importante es que consumas suficientes bebidas para hidratarte correctamente. Pero por favor, no intentes hacerlo con bebidas azucaradas porque conseguirás el efecto contrario. 

 

3.- Oxigénate a profundidad

 

Lo podrás lograr haciendo ejercicios o con la práctica de la respiración profunda, abdominal o la que se practica en el yoga. El oxígeno es nuestro nutriente más esencial. No podemos vivir más que unos pocos minutos sin oxígeno. Y la práctica de este tipo de respiración desintoxica y alcaliniza el cuerpo, además de relajarnos. Imprescindible!!!!

 

4.- Toma sol a las horas adecuadas

 

Si bien te mencioné que nuestro nutriente más esencial es el oxígeno, no podemos obviar la importancia de los fotones de la luz  para nosotros. La vida en todas sus expresiones en el planeta Tierra,  depende directa y absolutamente de la luz que recibimos del sol. La vitamina D que nuestra piel produce, controla miles de genes en nuestro organismo. Es como si tuviera la llave para poner en funcionamiento una gran parte de nuestro metabolismo. Y no sólo es cuestión de la salud ósea y articular. Entre otras cosas también nuestra salud mental depende directamente de la cantidad de luz solar que recibimos diariamente. Por ello las depresiones y los trastornos mentales aumentan durante el invierno.

 

5.- Pon un arcoíris en tu plato

 

Aumenta tu consumo de vegetales y frutas (en ese orden). Procura al menos ingerir alimentos vegetales de 5 colores al día: morados, rojos, anaranjados, amarillos,  blancos, verdes. Cada color es indicativo del tipo de nutrientes que contiene el alimento y los necesitamos a ¡todos!

 

6.- Incluye las aliáceas en tu alimentación diaria

 

Me refiero a la familia de la cebolla, cebollín, ajo, ajoporro o puerro. Su alto contenido de sustancias azufradas ayudan a nuestro hígado a ejercer mejor su función y además tienen propiedades antialérgicas, antibióticas, antivíricas y antifúngicas. Además promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas en nuestros intestinos. Toda una farmacia en tu plato.

 

7.- Has contacto con la Tierra

 

Pues sí, te estoy recomendando que camines descalzo, que te acuestes en el piso, que te bañes en la playa (sin zapatos, ni sandalias), que te des un baño de arena o de lodo o que camines sobre la grama. Hemos perdido el contacto con nuestra madre Tierra y esto nos ha perjudicado de una manera que no te puedes imaginar. Olvídate de los regaños que nos daban cuando éramos niños y nos quitábamos el calzado y recupera parte de tu equilibrio electrónico. Tu cerebro y todo tu sistema nervioso te lo agradecerán.

 

Como verás, no hay nada raro ni complicado en estos consejos. Tan sólo hace falta que tomes la decisión de establecerlos como hábitos  para que comiences a ver mejoras en tu calidad de vida. De ti depende.

 

Si deseas tomar las riendas de tu salud y quieres que te asesore sobre cómo promoverla  y mejorar tu bienestar, escríbeme por email a ereboll@gmail.com o envíame un mensaje privado por Facebook (Eugenia Reboll) o Twitter (@ereboll).

 

Recuerda: puedes aprender a cuidarte. Es mucho, muchísimo lo que puedes hacer por tu salud!

domingo, 11 de octubre de 2020

Oxidación y enfermedad cardiometabólica: Cómo proteger tus arterias y prevenir enfermedades del corazón

 Escrito por: Mikel Garcìa Iturrioz


Es probable que alguna vez hayas escuchado la comparación entre la enfermedad cardíaca y una tubería obstruida. Durante años se ha dicho que “cuanta más grasa ingieras, más se pegará a tus arterias creando una placa adhesiva”.

 Se trata de una historia excesivamente simplificada, popularizada por la locura baja en grasa durante los años 80 y 90. Desde entonces, la evidencia clínica ha demostrado que la inflamación no controlada y el estrés oxidativo están relacionados con la progresión temprana de muchas enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Entre ellas encontramos algunas cada vez más comunes como la diabetes tipo 2, la hipertensión y la aterosclerosis, también conocida bajo el nombre de “enfermedad cardiometabólica”.

 

Apuntes sobre la oxidación

El estrés oxidativo no controlado es perjudicial para la salud, pero esto no quiere decir que toda la oxidación tenga que ser perjudicial. En la cantidad correcta, los radicales libres, llamados especies reactivas de oxígeno (ERO), realmente ayudan al organismo a funcionar correctamente, ya que actúan como moléculas de señalización. Por lo tanto, debes saber que estos oxidantes pueden ser dañinos especialmente cuando el sistema de defensa antioxidante natural de tu cuerpo no puede mantener el ritmo.

A rasgos generales, cuando pretendes tratar la enfermedad metabólica, lo primero en lo que se pone el foco es en el riesgo cardiovascular, mediante múltiples medicamentos. Estos sirven normalmente para controlar la presión arterial, la glucosa en sangre, el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL-C), el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL-C) y el colesterol total.

 Algunos de los medicamentos recetados son necesarios para ciertos pacientes, pero este enfoque no ha tenido éxito a la hora de desacelerar el síndrome metabólico (MET) y la epidemia de obesidad en general. Dada la relación entre la oxidación no controlada y la enfermedad metabólica, las estrategias destinadas a mejorar el metabolismo oxidativo se están vinculando cada vez más a métodos alternativos a las terapias tradicionales.

 

El endotelio y la disfunción vascular oxidativa

El endotelio es el revestimiento de vasos sanguíneos de una célula de espesor que actúa como una interfaz para la sangre y el resto del organismo. Además, el endotelio se considera uno de los sistemas de órganos más grandes de nuestro cuerpo, manteniendo el tono vascular a través de una variedad de mecanismos complejos, incluida la producción de óxido nítrico (ON). Reconocida como una de las moléculas más importantes para la salud vascular, el ON es la molécula principal que causa la relajación vascular, con propiedades protectoras en forma de antioxidante.

 La disfunción endotelial (DE), ahora vista como el primer evento de enfermedades cardiometabólicas, ocurre cuando los niveles de ON caen hasta el punto en que el cuerpo no puede dilatar adecuadamente los vasos sanguíneos, esto provoca el aumento de la presión arterial.

 En este sentido, las partículas de LDL en el torrente sanguíneo también son vulnerables al daño oxidativo, convirtiéndose en LDL oxidada (oxLDL). Esto hace que se depositen en la pared de las arterias y formen rayas y placas grasas. Las altas cantidades de azúcar en la sangre reaccionan con proteínas y lípidos para formar productos finales de glicación (AGE) avanzados, que aumentan la producción de ERO y el daño tisular. Se suelen asociar con diabetes y muchas enfermedades relacionadas con la edad.

 

Alimentos apropiados

 Podemos conocer una larga lista de medicamentos o suplementos nutricionales que puedan beneficiar nuestra salud, pero realmente, la forma más poderosa de equilibrar la inflamación y el estrés oxidativo es a través de los alimentos. Uno de los patrones dietéticos más investigados es la dieta mediterránea, recomendada normalmente para la salud cardiovascular.

 Es importante ingerir alimentos con una alta concentración de antioxidantes y polifenoles. De hecho, los ensayos clínicos muestran que la dieta mediterránea es capaz de aumentar los niveles de antioxidantes en pacientes con alto riesgo cardiovascular. Asimismo, es útil para reducir significativamente el riesgo de ataque cardíaco o derrame cerebral, tal y como se ha comprobado en un estudio comparado con una dieta baja en grasas.

 

Suplementos para problemas del corazón y oxidación

 Varios alimentos que se encuentran en la dieta mediterránea han mostrado mejoras en muchos factores de riesgo cardiometabólico. Esto ha llevado científicos a extraer y concentrar estas moléculas promotoras de la salud en suplementos investigados y estandarizados. Sin ir más lejos, los siguientes cuatro complementos alimenticios pueden ayudar a proteger tu endotelio, apoyar el sistema de defensa antioxidante y/o equilibrar el metabolismo oxidativo:

 

1. Bergamota

Los cítricos son muy ricos en vitamina C antioxidante, pero también contienen numerosos polifenoles que tienen varios mecanismos beneficiosos para la enfermedad cardiometabólica. Los flavonoides cítricos poseen capacidades antiinflamatorias y antioxidantes, además de mejorar la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina.

 Una fruta cítrica mediterránea, conocida como bergamota, tiene un espectro único de polifenoles que no solo reducen la inflamación y el estrés oxidativo, también hacen que disminuya la producción de colesterol sin efectos secundarios. Los ensayos clínicos en humanos que usan extracto de bergamota muestran mejoras significativas en los niveles de lípidos y glucosa, lo que hace que el extracto de bergamota sea un poderoso suplemento para la salud cardiometabólica en general.

 2. Pino marítimo francés

Durante una expedición marítima francesa en el siglo XVI, se utilizó la corteza de pino como té para prevenir el escorbuto. Desde entonces, se ha demostrado que el extracto de corteza marítima francesa contiene vitamina C, pero también incluye potentes polifenoles bioactivos llamados procianidinas oligoméricas con una fuerte actividad antioxidante.

La investigación clínica muestra que este extracto mejora muchos aspectos de la salud cardiometabólica y vascular. Entre sus beneficios también se encuentra la disminución de la presión arterial y la reducción de los niveles de oxLDL, así como el aumento de HDL o colesterol “bueno”.

 3. Granada

Se ha usado tradicionalmente como como símbolo de fertilidad. Las granadas poseen propiedades promotoras de la salud, están repletas de potentes polifenoles antioxidantes (punicalaginas). Además, el extracto de granada se ha estudiado clínicamente para mejorar la presión arterial y los niveles de colesterol, así como mejorar la función endotelial.

4. Aceitunas

Es uno de los elementos básicos de la dieta mediterránea. Las aceitunas y el aceite de oliva han sido investigados por su papel en los efectos beneficiosos de la dieta. Cabe destacar que el aceite de oliva es una rica fuente de ácidos grasos monoinsaturados saludables, contiene polifenoles beneficiosos que se ha demostrado que benefician muchos aspectos de la salud general. Esto se debe a sus actividades antioxidantes y antiinflamatorias.

Debido a la baja concentración de polifenoles que se encuentran en muchos aceites de oliva, se desarrollaron extractos de oliva estandarizados. Los ensayos clínicos que examinan el extracto de oliva estandarizado han mostrado reducciones en los marcadores de estrés oxidativo, inflamación y aumentos en la función endotelial.

 

Conclusión

 Cabe destacar que la base para abordar cualquier enfermedad metabólica es una dieta saludable, buenas prácticas de estilo de vida y ejercicio físico regular. Asimismo, los alimentos y suplementos ricos en polifenoles están surgiendo como herramientas poderosas para equilibrar la oxidación y apoyar la salud cardiometabólica. Consulta con tu profesional de la salud las opciones que mejor se adaptan a tus necesidades, ¡y comienza un nuevo plan de tratamiento!

 

Referencias

 

1. Mahmoud, A. M., Hernández Bautista, R. J., Sandhu, M. A., & Hussein, O. E. Beneficial Effects of Citrus Flavonoids on Cardiovascular and Metabolic Health. Oxidative Medicine and Cellular Longevity, 2019, 1–19.

2. Perna, S., Spadaccini, D., Botteri, L., Girometta, C., Riva, A., Allegrini, P., … Rondanelli, M. Efficacy of bergamot: From anti‐inflammatory and anti‐oxidative mechanisms to clinical applications as preventive agent for cardiovascular morbidity, skin diseases, and mood alterations. Food Science & Nutrition 2019;7(2), 369–384.

3. Ross Walker, V. M. Bergamot Polyphenols: Pleiotropic Players in the Treatment of Metabolic Syndrome. Journal of Metabolic Syndrome 2014;03(02).

4. Valls, R.-M., Llauradó, E., Fernández-Castillejo, S., Puiggrós, F., Solà, R., Arola, L., & Pedret, A. Effects of low molecular weight procyanidin rich extract from french maritime pine bark on cardiovascular disease risk factors in stage-1 hypertensive subjects: Randomized, double-blind, crossover, placebo-controlled intervention trial. Phytomedicine 2016;23(12), 1451–1461.

5. Quirós-Fernández, R., López-Plaza, B., Bermejo, L., Palma-Milla, S., & Gómez-Candela, C. Supplementation with Hydroxytyrosol and Punicalagin Improves Early Atherosclerosis Markers Involved in the Asymptomatic Phase of Atherosclerosis in the Adult Population: A Randomized, Placebo-Controlled, Crossover Trial. Nutrients 2019;11(3), 640.

6. Stockton, A., Farhat, G., McDougall, G. J., & Al-Dujaili, E. A. S. Effect of pomegranate extract on blood pressure and anthropometry in adults: a double-blind placebo-controlled randomised clinical trial. Journal of Nutritional Science 2017;6.

7. Vilahur, G., Padró, T., Casaní, L., Mendieta, G., López, J. A., Streitenberger, S., & Badimon, L. Polyphenol-enriched diet prevents coronary endothelial dysfunction by activating the Akt/eNOS pathway. Revista Espanola De Cardiologia (English Ed.) 2015;68(3), 216–225.

8. de la Torre-Carbot, K., Chávez-Servín, J. L., Jaúregui, O., Castellote, A. I., Lamuela-Raventós, R. M., Nurmi, T., … López-Sabater, M. C. Elevated circulating LDL phenol levels in men who consumed virgin rather than refined olive oil are associated with less oxidation of plasma LDL. The Journal of Nutrition 2010; 140(3), 501–508.