viernes, 13 de mayo de 2016

El exposoma y su importancia para tu salud




Puede ser que la palabra  exposoma, a tí lector de este blog,  te suene extraña. De hecho es un neologismo, una palabra nueva. Pero su ámbito de acción no lo es. Para nada. Y vete acostumbrando a ella porque se pondrá de moda en pocos años.

Exposoma hace referencia al conjunto de “exposiciones” a las cuales está “expuesta” una persona a lo largo de toda su vida. Valgan las redundancias.

¿Exposiciones a qué?

Prácticamente a todo: sustancias químicas, radiaciones, cambios de temperatura, niveles de ruidos, alimentos, situaciones estresantes, vacunaciones, ingesta de fármacos, todas y cada una de las enfermedades infecciosas que has padecido, todas y cada una de las alergias e intolerancias que has sufrido, todos los comportamientos y actividades que has realizado, e inclusive el contenido variable de bacterias que nos acompañan día a día en nuestro interior y de las cuales muchos ni nos enteramos.
Todo, absolutamente todo a lo que hemos estado expuestos en nuestra vida, desde el momento mismo de la concepción. Todo, absolutamente todo, deja su marca en nuestra salud.

Este término fue acuñado en el año 2005 por Christopher Wild,  quien es actualmente el director de la Agencia Internacional de Investigación contra el cáncer. Y lo crea para hacer referencia al hecho de que la genética no explica, en su mayor parte, la gran variabilidad de las enfermedades humanas.

De hecho, la realidad es que los seres humanos estamos expuestos a factores que pueden dañar nuestra salud, independientemente de nuestra genética. Tal y como lo definimos anteriormente: contaminación, nuestra respuesta al estrés, etc., etc., etc. No sólo son los factores físicos ambientales los que forman parte del Exposoma . También lo son nuestros comportamientos y la respuesta que damos a las situaciones a las cuales nos vemos enfrentados. Esto es muy importante.

La variabilidad del Exposoma es prácticamente infinita. Cambia cada año, mes, semana, hora, día y segundo de nuestras vidas.

Suena abrumador ¿no es cierto?

Y mucho más abrumador cuando constatamos que la exposición a un determinado factor ocasionará consecuencias diferentes en individuos diferentes.  No hay dos seres humanos iguales. Ni siquiera los gemelos univitelinos lo son. Por el contrario, somos muy individuales en nuestra constitución bioquímica. Por ello, la consecuencia de la acción de un factor exposómico no siempre puede ser predecible.

En la actualidad ya se están desarrollando tecnologías y equipos capaces de evaluar y diagnosticar los efectos concretos que los agentes del Exposoma tienen sobre nuestros cuerpos. Este será un tema que dará mucho de qué hablar en los próximos años.

Pero, no vamos a esperar a que la palabra se ponga de moda para hacer algo al respecto. Los que me conocen saben que no es mi estilo. Vamos a colocarnos en la vanguardia.

¿Cómo?

Analizando una faceta diferente: no sólo lo malo forma parte del Exposoma. También lo bueno: los alimentos sanos, las emociones positivas, los breves o largos momentos de felicidad, el aire puro de la montaña o del mar, el ejercicio que con mejor o peor ánimo realizas, la cálida luz del sol o esos benditos abrazos y caricias que nos reconfortan.

Estudia cómo está tu Exposoma. Hazte consciente de la mayor parte de los factores de tu vida. ¿Vives en un lugar muy contaminado? ¿Cómo son tus relaciones familiares, laborales e incluso con desconocidos? ¿Cuál es tu respuesta ante situaciones estresantes? ¿Cómo es tu alimentación?. Las preguntas podrían continuar hasta el infinito, pero limítate a las más obvias, mientras comienzas a conocer a ese (hasta ahora) gran desconocido: tú mismo. Y comienza a incluir conscientemente más factores positivos sobre el Exposoma de tu vida.

Querido lector, si comienzas a hacer estas reflexiones, es casi seguro que tomarás consciencia de que debes adquirir nuevos hábitos de vida. De lo contrario, tu Exposoma te lo cobrará, más tarde o más temprano.

Y no es difícil. Sólo tienes que dar pequeños pasos. Empieza por tomar más agua, por ejemplo. O  comer al menos una fruta al día, si es que no lo acostumbras. O comienza por abrazar con más frecuencia a tus seres queridos. O escucha  más a menudo esa música que te hace sentir tan bien. O entra en algún programa de desintoxicación (este es uno de mis favoritos, porque contrarresta muchos factores negativos del Exposoma). Ejemplos sobran.

Recuerda que nunca es tarde para comenzar a llevar una vida más sana y más plena. Y además, cuentas conmigo ;-)

Tengo curiosidad por saber qué opinas sobre este tema. ¿Te animas a hacer un comentario? Me encantaría…

Mi agradecimiento a pixabay.com por la imagen

viernes, 18 de diciembre de 2015

¡QUE NO CUNDA EL PÁNICO!!! RECOMENDACIONES NATURALES CONTRA EL VIRUS ZICA Y LA CHICUNGUNYA




Un nuevo virus nos amenaza: el zica. Lleva su nombre por la localidad en la que fue encontrado por primera vez: los bosques de Zica en Uganda (Africa) en 1947.

Al igual que el chicungunya, el dengue y otros virus, el zica se caracteriza por fiebres, artritis transitoria, dolores en las articulaciones de las manos y de los pies o dolores musculares. Pueden también presentarse erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores y molestias abdominales, falta de apetito e inflamación en las extermidades. 

Por lo general, los síntomas son leves y de corta duración.

Al igual que en los casos de los otros virus mencionados, no existe vacuna ni tratamiento médico para este virus. Sólo se recomienda tratamiento sintomático, es decir, tratamiento para los síntomas.  Analgésicos o antifebrífugos para aliviar las molestias.

Desde el punto de vista de la Naturopatía es el propio cuerpo, con su arsenal terapéutico interno, quien se sana a sí mismo.  Nuestro sistema inmunológico debe hacer su tarea y nosotros debemos apoyarlo creando las condiciones favorables para una pronta recuperación.



¿Entonces, qué hacer?: Lo mismo que recomendé cuando llegó el chicungunya:

En primer lugar, la prevención. Hay que evitar el contacto con los mosquitos o zancudos. Al igual que en el caso del dengue, hay que eliminar las aguas estancadas, colocar mallas o telas metálicas en ventanas y puertas, usar mosquiteros en las camas, etc.

También se recomienda el uso de repelentes. Si desea preparar un repelente natural, agregue el contenido de una ampolla de vitamina B12 (cianocobalamina) a un pote de crema hidratante para el cuerpo, de preferencia con muy poco o ningún olor. Mezcle cuidadosamente y aplique en las zonas expuestas de la piel. Es muy efectivo. Funciona muy bien también, inyectarse algunas dosis intramusculares o indovenosas de la mencionada vitamina, siempre y cuando no esté contraindicada. Los aceites esenciales del clavo de olor, eucalipto, lavanda, citronela y manzanilla, también repelen muy bien a los mosquitos o zancudos. Se pueden mezclar con alguna crema hidratante sin olor, para luego colocarla en la piel.


Ahora bien, lo más importante en este caso, es mantener el sistema inmunológico fuerte, para que nuestro cuerpo pueda ganarle la batalla al Zica, al Chikungunya y a cualquier otra enfermedad viral.

¿Cómo se puede hacer esto?

En primer lugar con la alimentación: la comida chatarra, los refrescos, el azúcar, los colorantes y edulcorantes artificiales, las harinas refinadas, los lácteos, las margarinas, las frituras y en general los alimentos procesados industrialmente, producen mucosidad, inflamación y deterioran nuestras defensas inmunológicas. Recomiendo una alimentación lo más natural posible, plena de vegetales y frutas frescas.

En particular, las frutas ricas en ácido elágico tienen un alto poder antiviral. ¿Cuáles son estas frutas? Las frutas rojas como las fresas, la granada, el tomate de palo, la guayaba, etc. En menores cantidades se encuentra en la mayoría de las otras frutas, en los vegetales y en los frutos secos, especialmente en las nueces.

Tomar baños de sol, con precaución.  De acuerdo con las investigaciones más recientes un suministro adecuado de vitamina D mantiene alejadas las infecciones de cualquier tipo.

Consuman ajo y cebolla crudos con frecuencia. El ajo es un antibiótico natural que actúa sobre un amplio espectro de virus, bacterias y protozoarios en nuestro organismo. La cebolla es rica en quercetina, un antialérgico natural.

     Existen además, plantas medicinales de comprobada acción antiviral y antibacteriana como la equinácea, el palo de arco, el noni, el neem, la uña de gato, el hongo reishi, el hongo shiitake y muchas más. 

Y no puede faltar el consomé de pata de pollo o de gallina, criollos de ser posible. Este alimento es el más recomendado para recuperarse rápido de cualquier virosis, como zica, dengue, chicungunya, etc. Hace siglos que se utiliza para la recuperación de los resfriados. Es muy ilustrativo que se le conozca como “la penicilina judía”. Encontré además investigaciones científicas que demuestran su poder sobre las cascadas inflamatorias y sobre la actividad de los neutrófilos (ese tipo de glóbulos blancos que siempre reportan en las hematologías).

Otras recomendaciones:

Cocimiento de hojas de mango (o cachetes de mango verde), palitos de canela y unas pocas guayabitas (la especia que se usa para dulces y algunos la llaman pimienta guayabita o pimienta dulce). Se toma como agua común; litro y medio al día. Otra fórmula que se recomienda es preparar el cocimiento de las hojas o frutos verdes del mango con perejil, y cuando se enfría se le agrega el jugo de 4 limones recién exprimidos. Tomar también como agua común.

Si ya le dió el zica o la chikungunya y tiene la erupción característica, puede tomar el cocimiento de la planta que en Venezuela llamamos sanguinaria o chinchamochina (Justicia secunda Vahl) . Es una planta que tradicionalmente se ha utilizado en mi país para tratar las enfermedades eruptivas (sarampión, rubeola, etc.) y que también es antianémica. Se usa tomada oralmente y también sirve para baños. Es una planta muuuyyy interesante, tiene también propiedades antimicrobianas.

Por último: reposo, reposo y más reposo.

Si alguien tiene experiencia con cualquier tratamiento natural para el sika, la chikungunya o cualquier otro virus lo invito a compartirlo con los demás lectores.

 
NOTA IMPORTANTE: Si presenta fiebre repentina y fuertes dolores en las articulaciones acuda rápidamente a un centro de salud para que sea evaluado por un profesional de la medicina. Pida que le hagan la hematología y los exámenes necesarios para el diagnóstico y comience también con las recomendaciones que se dan aquí. Estas recomendaciones son complementarias, no sustituyen su tratamiento médico. 

sábado, 13 de junio de 2015

LOS PROBLEMAS DE SALUD QUE GENERA EL GLUTEN DEL TRIGO




¿Quién se puede imaginar que el inocente pan puede provocar severos problemas de salud?

Si es que hasta en nuestras oraciones lo mencionamos:“danos hoy nuestro pan de cada día”.  ¿Entonces?

Hay que aclarar en primer lugar que el pan que se consume hoy en día tiene muy poco en común con el pan de nuestros antepasados. Hace dos mil años, la preparación del pan era una tarea laboriosa que podía tardar 2 y 3 días, mientras el pan fermentaba. Hoy en día, con las mezclas listas para amasar ya no se fermenta el pan como antes. Este proceso predigería parte del gluten y además, el trigo que se utiliza difiere también del de los tiempos bíblicos. 

El trigo ha sido sometido a un proceso de selección y cruce de especies buscando las variedades que contenían mayor proporción de gluten. Esto con la finalidad de obtener mezclas más flexibles y elásticas, que sirvieran para preparar toda una serie de alimentos apetitosos y prácticos.

¿Pero y qué es el gluten?
El gluten del trigo es un grupo de  proteínas que se encuentra en todas las variedades del cereal al que llamamos trigo (Triticum spp). Otros cereales que utilizamos en nuestra alimentación son el arroz, el maíz, la cebada, la avena y el centeno. Entre estos últimos, también la avena, la cebada y el centeno contienen variedades de gluten.

El gluten es el componente de la harina de trigo que le da su elasticidad a la masa. Gracias a él es que se puede moldear fácilmente la mezcla y aunado a la fermentación,  permite la esponjosidad característica de los alimentos preparados con este ingrediente.

A algunas personas el consumo de trigo les trae como consecuencia  problemas de salud. Entre éstos tenemos:

Enfermedad celíaca: es una enfermedad autoinmune que ocasiona la erosión de las vellosidades del intestino delgado después de comer gluten.

La forma clásica de la Enfermedad Celiaca se presenta con diarrea y esteatorrea (heces flotantes y mal olientes) cuando se consumen alimentos que contienen trigo, es decir, pan (de cualquier tipo: integral, arabe, blanco, etc.), pastas (espaguetis, fideos, pasticho, etc.), galletas, tortas, biscochos y la mayor parte de los alimentos procesados (porque aunque algunos no lo describen directamente en la etiqueta, pueden contener derivados de éste, que se usan mucho en la industria para dar textura, consistencia y volumen, por su bajo precio).

En la infancia es fácil de diagnosticar, ya que se presenta con desnutrición, raquitismo y frecuentemente anemia por malabsorción intestinal. Se retarda el crecimiento de los niños, presentando menor estatura que el promedio de su edad o tienen problemas de malformación en las extremidades.

En la etapa adulta, la enfermedad en su forma clásica por lo general se presenta después de algún evento estresante o enfermedad.
Ahora bien, el problema con la Enfermedad Celíaca es que no sólo se presenta en su forma clásica.

La mayor parte de los enfermos celíacos no lo saben porque son asintomáticos y pasan la mayor parte de su vida presentando síntomas tan dispares como baja fertilidad, estreñimiento o colon irritable, trastornos cutáneos u óseos y nunca son diagnosticados como tales.

  Dermatitis herpetiforme: se le considera la “enfermedad celíaca de la piel”. Solo aparece en enfermos celíacos y una cuarta parte de éstos la padece. Como una imagen vale más que mil palabras les anexo la imagen de esta enfermedad:

Queratosis pilar: también llamada "piel de gallina". Por lo general los dermatólogos no relacionan la ingesta de trigo con esta enfermedad cutánea, pero a mí me consta que la condición mejora e incluso se elimina, cuando se deja de comer trigo. Pongo imagen también para que la identifiquen:


Ataxia por gluten: es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por aparición de daño en el cerebelo. Se manifiesta como ataxia cerebelosa progresiva, en la cual los síntomas son: alteración del equilibrio, torpeza y pérdida de coordinación. Hoy en día se recomienda que todos  los pacientes con ataxia cerebelar progresiva deberían ser evaluados para descartar la enfermedad celíaca, ya que si el diagnóstico se realiza tarde, cuando ya se ha deteriorado irreversiblemente el cerebelo, ya la dieta sin gluten puede hacer poco por estos pacientes. 

Yo recomendaría la supresión de los alimentos con gluten en los pacientes con esta enfermedad, sin esperar al diagnóstico de celiaquía. Por una parte porque el examen de laboratorio no es 100 % preciso, dando muchos falsos negativos y por la otra, porque el trigo y los alimentos con gluten no son imprescindibles para nadie. Si al retirar el trigo de la alimentación la persona mejora, y por el contrario al reintroducirlo empeora, no creo que sea necesario ningún análisis adicional.

La sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC): esta es la forma más frecuente hoy en día de las manifestaciones adversas del gluten en la salud. Pueden aparecer síntomas gastrointestinales y/o extradigestivos. No es celiaquía, pero posiblemente sea inmuno-mediada. 

Muchas personas que tienen problemas gastrointestinales y que son diagnosticadas con síndrome de intestino irritable, en realidad lo que tienen es la SGNC y mejoran al retirar el trigo de su alimentación. Se calcula que un 6 % de la población puede presentar esta sensibilidad.

Autismo y Síndrome de falta de atención con o sin hiperactividad: este es un tema muy polémico. Los ánimos se caldean cuando este tema lo tocan personas con diferentes puntos de vista. Lo cierto del caso, es que la mayoría de las mamás de niños con alguna de estas condiciones coinciden en manifestar que el comportamiento de los niños mejora mucho cuando se implementa la dieta como es debido. Yo por mi parte les aclaro, a los que insisten en decir que no hay pruebas científicas de la relación entre gluten y el espectro autista, que las hay. Y por montón. Al final les anexo algunas investigaciones científicas que así lo demuestran. 

En la actualidad no existe ningún tratamiento que cure la celiaquía o cualquier sensibilidad al gluten del trigo. La única terapia recomendada es implementar la dieta libre de gluten para toda la vida. Por otra parte, se sabe que mientras más tarde se introduzca este alimento en la dieta infantil, menores probabilidades hay de que cuando crezca el niño presente alguno de estos problemas de salud.
Antes de los dos años no son recomendables para ningún niño los teteros que contengan cereales con trigo, ni ningún tipo de panes, galletas, tortas, etc. 

Para las personas que quieran o necesiten implementar la alimentación sin gluten, les recomiendo restringir también los lácteos. 
Esto es debido a que la caseína de la leche produce reacciones similares al gluten del trigo. Ambos son proteínas con segmentos en común. En mi entrada "RECOMENDACIONES EN AUTISMO Y TDAH" encontrarán como implementar este tipo de alimentación: 

Si quieren más información sobre la enfermedad celíaca pueden visitar estas otras dos entradas de mi blog:

http://naturopatiaysalud.blogspot.com/2009/08/la-alergia-al-gluten-del-trigo-va-en.html 

http://naturopatiaysalud.blogspot.com/2011/12/artritis-reumatoide-y-enfermedad.html

Y para los que insisten en que no hay pruebas científicas sobre la relación gluten-autismo, aquí les dejo alguna bilbiografía (y hay más):

Genuis SJ, Lobo RA (2014) Gluten sensitivity presenting as a neuropsychiatric disorder.   Gastroenterol Res Pract. ;2014:293206.

van De Sande,  MM, van Buul VJ, Brouns FJ  (2014) Autism and nutrition: the role of the gut-brain axis. Nutr Res Rev.  Dec;27(2):199-214.

Whiteley P (2014) Nutritional management of (some) autism: a case for gluten- and casein-free diets? Proc Nutr Soc. Oct 14:1-6.

Trivedi MS, Shah JS, Al-Mughairy S, Hodgson NW, Simms B, Trooskens GA, Van Criekinge W, Deth RC (2014) Food-derived opioid peptides inhibit cysteine uptake with redox and epigenetic consequences. J Nutr Biochem.   Oct;25(10):1011-8.