sábado, 21 de agosto de 2010

DEL TOCOTRIENOL, EL ONOTO (ACHIOTE, BIJA) Y EL ACEITE DE PALMA

Una palabra rara para un compuesto muy bueno para la salud.
Pronto oiremos hablar de los tocotrienoles con tanta familiaridad como ahora lo hacemos con los ácidos grasos esenciales (como el Omega 3, por ejemplo).
Los tocotrienoles son miembros de la familia de la vitamina E
En realidad, a lo que llamamos vitamina E no es una sola molécula determinada. En realidad es una familia de compuestos que está formada por cuatro tocoferoles (alfa, beta, gamma y delta) y cuatro tocotrienoles (alfa, beta, gamma y delta). Todos ellos son liposolubles, es decir, son solubles en grasas y aceites, pero no en agua.
Lo que hace tan interesante a estos compuestos que conforman la familia de la vitamina E son sus propiedades antioxidantes. Hasta ahora, los compuestos que más se han comercializado como fuente de suplementos de vitamina E son los tocoferoles. (La próxima vez que compre vitamina E revise los componentes).
Ahora bien, sucede que los tocotrienoles tienen ventajas sobre los tocoferoles. Son mejores antioxidantes, y previenen más efectivamente las enfermedades cardiovasculares (los tocotrienoles bajan el colesterol en la sangre) y el cáncer. Con relación a esta última enfermedad, se ha encontrado que los tocotrienoles disminuyen la formación de tumores, así como el daño al ADN y a la célula. En estudios realizados se ha encontrado útil en los tratamientos de cáncer de páncreas, seno, próstata y piel. Además, se ha encontrado que previenen de manera muy eficaz los accidentes cerebro vasculares (ACV) y su consumo disminuye la probabilidad de padecer de diabetes tipo 2. Por otra parte, no se han encontrado todavía ningún tipo de efectos negativos.
Muy bien, ahora aclaremos algo que seguramente ustedes quieren saber ¿Dónde podemos encontrar en la naturaleza a estos saludables compuestos?
Pues bien, las fuentes comerciales de los tocotrienoles son el aceite de palma no refinado, el onoto (Bixa orellana, achiote, bija, achote, urucú), y la cáscara del arroz .

Resulta irónico constatar, que el onoto, al que injustamente se le acusó hace años de ser cancerígeno, ahora resulta ser una buena fuente de tocotrienoles anticancerígenos. ¿Curioso no?.
En Venezuela, es muy popular la preparación del aceite onotado, con el cual se le da color a los diversos platos de la culinaria nacional. Este se prepara colocando una cucharada de granos de onoto en el aceite que se va a usar y se cocina durante unos minutos, re revuelve y se cuela.
Por todo lo que acabamos de leer recomiendo altamente su uso en la cocina. La tradición se impone. En este caso es preferible el uso que hacían nuestras abuelas del onoto para dar color a las comidas en lugar del amarillo nº 5 que se usa profusamente hoy en día. Ese colorante artificial, sí que es dañino para la salud. ¡Mosca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada