viernes, 27 de septiembre de 2013

SÁBILA (ALOE VERA) CONTRA EL ALZHEIMER




La Enfermedad de Alzheimer es una de las dolencias más terribles que pueda sufrir un ser humano. Y no sólo para quien la padece, si no también para quien le cuida. Por ello, cuando aparece alguna investigación relacionada con su posible tratamiento, estamos prestos a difundirla, con la esperanza de que pueda ser de utilidad a alguien.
En esta ocasión toca reseñar una investigación realizada en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Miami. Un equipo de investigadores de la mencionada universidad encontró mejorías significativas, tanto en el plano clínico como en el fisiológico, en un grupo de pacientes con Alzheimer que consumieron un suplemento de sábila (aloe vera).





 El trabajo consistió en investigar durante un año, el efecto de un complejo con multinutrientes y un derivado de la sábila llamado polimanosa, sobre el comportamiento y la fisiopatología en pacientes diagnosticados con Alzheimer.
La polimanosa es un carbohidrato complejo, formado por muchas moléculas de un azúcar llamado manosa. Este azúcar es abundante en frutas como melocotones, naranjas y manzanas. La polimanosa por su parte, es uno de los componentes principales del gel de la sábila.
Los resultados son alentadores: el 46 % de las personas tratadas mejoraron en los test psicológicos  y todos los participantes mostraron disminución significativa en el factor de necrosis tumoral alfa, en el factor de crecimiento vascular endotelial y en las interleucinas 2 y 4. Estos términos técnicos lo que significan es que disminuyó sensiblemente la inflamación. Esto de por sí es extraordinario y no sólo para los casos de Alzheimer.

Por otra parte, me parece muy significativo el hecho de que se esté considerando el  uso de suplementos nutricionales en dolencias relacionadas con el funcionamiento cognitivo, en lugar de usar el tratamiento estándar con fármacos. Tema tabú hasta no hace mucho tiempo. Parece que llegó el momento de reivindicar los pioneros trabajos de Linus Pauling sobre la psiquiatría ortomolecular. Honraremos su memoria.

El trabajo original se puede revisar en:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22976077

jueves, 15 de agosto de 2013

HALLAN RELACIÓN ENTRE LA ALIMENTACIÓN EN LOS PRIMEROS MESES DE VIDA Y LAS ALERGIAS ALIMENTICIAS




Una nueva investigación se suma al argumento de que una dieta más natural en los primeros meses de vida,  es fundamental para evitar las alergias alimentarias que se desarrollan en edades posteriores.
La Dra. Kate Grimshaw, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido,  evaluó la relación entre los hábitos alimentarios en niños en su primer año de vida y el desarrollo de alergias a los alimentos a los 2 años.
Realizó un estudio doble ciego, controlado con placebo, o  sea, en el más estricto modelo científico.
Encontró que los niños que consumían mayores cantidades de frutas, verduras y alimentos preparados en casa tenían a los 2 años muchas menos alergias que los que consumían a edades tempranas alimentos procesados.
La conclusión del trabajo dice textualmente: "una dieta infantil constituida por elevadas cantidades de frutas, vegetales y alimentos preparados en casa está asociada a menos alergias a la edad de 2 años".

Está clarito entonces, lactancia materna exclusiva en los primeros meses de vida seguida de una alimentación natural, rica en frutas y verduras es la mejor forma de prevenir niños alérgicos e intolerantes. No había que pensarlo mucho para sospecharlo pero aquí tenemos los argumentos científicos para aquellos que lo ponían en duda.
La alimentación infantil basada en fórmulas lácteas maternizadas y alimentos procesados, y ni que decir chucherías y refrescos, condicionan a nuestros niños a ser enfermos el resto de su vida. Ellos no deciden lo que comen. Los adultos somos los responsables de las consecuencias.
A tomar conciencia entonces.
Un consejo: si los adultos no consumen frutas y vegetales es muy poco probable que los niños lo hagan. Por lo tanto si queremos que nuestros niños coman estos alimentos empecemos nosotros por hacerlo. Así todos nos beneficiaremos y estaremos contribuyendo a la salud global y a  frenar la pandemia de asma mundial que se está gestando.

El trabajo lo pueden conseguir en el link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23891269
 

miércoles, 17 de julio de 2013

¡¡¡ A CAMINAR DESCALZO SE HA DICHO!!!!





¿Desde cuándo no camina usted descalzo? Conozco personas que no lo hacen desde que eran niños. Y aunque salimos a disfrutar de la naturaleza, vamos al parque, a la montaña, etc., en realidad no nos conectamos con ella. Vivimos aislados (eléctricamente hablando) por medio de las suelas de nuestro calzado y la ropa que usamos.
                                                                               

 Cada día hay más evidencias científicas que demuestran que muchos problemas de salud pueden ser debidos a nuestra "desconexión" con la tierra. Y cuando hablo de problemas de salud me refiero a dolencias como dolores crónicos, artritis, alergias, insomnio, obesidad, insomnio, fatiga, problemas inmunológicos, hipertensión y muchas otras que por ahora no me las van a creer.

Estamos rodeados de campos electromagnéticos y no los percibimos. De hecho, somos seres electromagnéticos y no lo sabemos.  ¿Cuántas veces habremos padecido de dolores de cabeza, subidas inesperadas de tensión, angustias o depresiones inexplicables que pudieron haberse resuelto con tan sólo poner los pies descalzos en el piso?
Es tan sencillo, que es como  para no creerlo. Hasta que lo estudiamos.

Nunca había sido tan evidente el poder sanador de la madre tierra como en este caso.

Es probable que usted sepa que la Tierra tiene un campo electromagnético. Pero ¿sabía usted que el cuerpo humano también lo tiene, más aún que es posible que cada célula lo tenga?


Estos campos electromagnéticos naturales son beneficiosos, no como los otros campos electromagnéticos de los que nos han dicho que son dañinos para nuestra salud.  Me refiero a los de las torres de alto voltaje, los de las antenas repetidoras de las microondas de los teléfonos celulares e incluso los de los electrodomésticos que nos rodean.

Los campos electromagnéticos del cuerpo son naturales, forman parte de nuestro ser y son beneficiosos. Ayudan a regular procesos bioquímicos importantes y permiten a las células comunicarse entre sí con impulsos eléctricos. Además están diseñados para interactuar con los campos electromagnéticos de la Tierra para ayudar a mantener una salud óptima.
Pero hay un problema: cuando usted está desconectado de la Tierra, los sistemas eléctricos de su cuerpo se alteran y la salud se deteriora. Y se hace más susceptible a los otros campos electromagnéticos: a los artificiales.

 Sólo son sanos los campos electromagnéticos naturales.

¿Es usted  una esas personas que dejan cargando el celular en su mesita de noche, tienen un televisor y/o una computadora  en su habitación y quizás también tiene un radio-reloj despertador cerca de la cama?

Cada día hay más científicos, organizaciones de defensa de la salud, organizaciones ecologistas e incluso gobiernos que están advirtiendo del daño tan grave para la salud que representan los campos electromagnéticos artificiales. Los resultados han sido tan alarmantes que incluso la Agencia de Protección del Medio Ambiente en los Estados Unidos a llamado a "limitar su exposicion".


Usemos los celulares tan sólo para lo imprescindible. No son equipos para mantener largas conversaciones. No le entreguemos estos equipos a los niños, ya que ellos son los más susceptibles.  No los dejemos cargando cerca de nuestra cama cuando nos acostamos. Apaguemos y de ser posible, desenchufemos todos aquellos electrodomésticos que no estemos usando. Y mantengámonos alejados de las áreas de mayor riesgo electromagnético como las torres de alta tensión, los condensadores  y las antenas repetidoras.

A todas aquellas personas con problemas de insomnio o mal dormir, les recomiendo que, antes de tomarse una píldora,  intenten primero caminar descalzos una hora en la noche y desconecten todos los aparatos eléctricos que tengan en su habitación. No basta con apagarlos, algunos hay que desenchufarlos, como los televisores, por ejemplo. Hagan la prueba por varios días y tan sólo en el caso de que no mejore el sueño recurran a otras soluciones para ayudarse a dormir.

Y a todos, mi recomendación de hoy: caminen descalzos todos los días, de ser posible una hora. Y rematamos como comenzamos:

¡¡¡ A CAMINAR DESCALZO SE HA DICHO!!!!

Revisen también: http://naturopatiaysalud.blogspot.com/2014/11/el-efecto-antena-y-las-bacterias.html

miércoles, 1 de mayo de 2013

EL AGUA DE COCO: ¿DESINTOXICANTE DE METALES PESADOS?





¡Qué noticia más sabrosa!. Me acabo de enterar de que el agua de coco tierno puede ayudar a desintoxicar el cuerpo de metales pesados.

Siempre estoy a la caza de informaciones relacionadas con la desintoxicación del mercurio y de otros metales tóxicos y en uno de esos interminables tours por los mares de la web (que hago cuando puedo), me encontré con la siguiente información:

El doctor Helmut Friedrich, un odontólogo holístico de Friburgo, Alemania, dice que “En la práctica, el agua de coco ha probado ser un buen remedio para desintoxicar (el mercurio) de las amalgamas, y es útil en muchos planos”.

En la India y en la Medicina Ayurvédica el agua de coco se recomienda para prevenir los ataques al corazón, para licuar y limpiar la sangre, desintoxicar los riñones incluso de cálculos, para enfermedades del estómago e intestinales, y para el tratamiento de las encías.

La explicación del uso del agua de coco como agente desintoxicante de metales pesados se basa en su elevado contenido de minerales y de aminoácidos azufrados. Estos últimos actúan como quelantes naturales que permiten la excreción de dichas toxinas a través de los riñones.

El Dr. Friedrich recomienda usar el agua de coco como terapia complementaria a otros procedimientos, ya que para una desintoxicación completa del mercurio y otros metales pesados son necesarios muchos meses, y a veces incluso años de tratamiento. Él recomienda consumir entre 200 y 500 ml al día, es decir, de 1 a 2 vasos diarios.

A mí me parece una recomendación estupenda. Es agradable,  sano y natural. Además  no tiene contraindicaciones para la mayoría. Unicamente si se padece de diabetes o resistencia a la insulina se deberá tener la precaución de no tomarla sola sino acompañando, o después de,  alguna comida. Esto para evitar subidas o bajadas violentas del azúcar en la sangre.

En un artículo anterior yo llamaba al coco "superalimento". Para quienes no lo hayan leído el vinculo está en:
http://naturopatiaysalud.blogspot.com/search/label/coco

viernes, 19 de abril de 2013

LOS DAÑOS QUE OCASIONA EL MERCURIO A LAS NEURONAS

En este video de la Universidad de Calgary (Canadá) se muestra de manera evidente cómo deteriora el mercurio a las neuronas. El experimento se hizo con otros metales y NINGUNO de ellos hizo esta reacción. Recordemos además que las neuronas no sólo están en el cerebro. Están en cada rincón de nuestro cuerpo.
Seguir colocando amalgamas con mercurio en la boca, vacunando con fórmulas con timerosal, usando pesticidas mercuriados, etc. etc., etc., debería ser considerado CRIMEN DE LESA HUMANIDAD.
No olvidemos que: "No existe límite inferior seguro para el mercurio" OMS


Vean también: http://naturopatiaysalud.blogspot.com/2013/03/los-dentistas-y-el-mercurio-y-todos.html

martes, 5 de marzo de 2013

LOS DENTISTAS, EL MERCURIO... Y TODOS NOSOTROS




Cada vez que hablo del mercurio me incomodo. No alcanzo a entender, ni consigo la lógica, de su uso en seres humanos. Reconozco que a veces casi caigo en la paranoia, pero es que necesito comprender cómo es que usamos VOLUNTARIAMENTE el segundo elemento más tóxico en la naturaleza (solo superado en toxicidad por el uranio) y del cual un informe de la Organización Mundial de la Salud llega a reconocer que su toxicidad no tiene límite inferior seguro.
Señores: ¡¡¡NO TIENE LÍMITE INFERIOR SEGURO!!!
¿Saben qué significa eso?: que no hay una cantidad de mercurio, por pequeña que sea, que no tenga el potencial de dañar a un organismo vivo.
¿Entonces?
Nos lo colocamos en la boca (¡¡¡EN LA BOCA!!!) o nos lo inyectamos (¡¡¡DIRECTO A LA SANGRE Y DE ALLÍ A TODO EL CUERPO!!!!).
Conozco los códigos de internet. Sé que estoy gritando con mis mayúsculas, pero es que este asunto me parece una locura.
Todavía quedan odontólogos y pediatras que aceptan acríticamente  su uso, en amalgamas y vacunas, perjudicando de manera irresponsable la salud de millones de seres humanos.
En particular, la mayoría de los odontólogos, son tan desconocedores de éste tema, que ignoran incluso el daño que se están haciendo a sí mismos con el uso y aplicación de las amalgamas dentales. 
Afortunadamente, una nueva publicación científica acaba de develar la realidad de la condición de salud de los odontólogos.
Para que no queden dudas.
Investigadores  de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale compararon los indicadores de salud de odontólogos y personas que no lo eran. Reconocieron públicamente que la gran mayoría de los profesionales de la odontología en los Estados Unidos todavía usan amalgamas como tratamiento de elección en la restauración de piezas dentales. Es decir, es el tratamiento favorito para hacer estos trabajos. 
Y no están conscientes ni del daño que le ocasionan a sus pacientes, ni del daño que se ocasionan a sí mismos.
También acá en Venezuela es el tratamiento de elección, tanto en consultorios públicos como en los privados, aunque reconozco que ésto está empezando a cambiar.
Aclaremos algunos puntos:
La mitad (el 50 %) del peso de las amalgamas dentales es mercurio y se ha estudiado y establecido que bajos niveles de mercurio se liberan continuamente de las amalgamas. Es decir, que todo el que tenga amalgamas dentales está siendo constantemente contaminado con esta toxina.
Pero no sólo los pacientes están siendo intoxicados. En estudios previos se demostró que los odontólogos presentan mayores concentraciones de mercurio que la población en general.
Pues bien, en el reciente trabajo de investigación que les mencioné, los doctores Duplinsky y Cicchetti concluyen, que en todas las categorías de enfermedades estudiadas los  odontólogos son menos sanos que el grupo control. Las categorías de enfermedades estudiadas fueron: neuropsicológicas, neurológicas, respiratorias y cardiovasculares.
Incluso aquellos que no colocan amalgamas terminan contaminándose con el vapor de mercurio, cuando realizan trabajos de  sustitución de las amalgamas que otros colocaron.
Estos resultados tan sólo son lógicos.
Yo me pregunto ¿cómo es posible que se haya tenido que realizar una investigación de este tipo, para que se pudiera convencer a todos estos profesionales del daño que están y se están ocasionando?.
Me lo pregunto porque se sabe y ha sido estudiada exhaustivamente la toxicidad del mercurio. Se sabe que es una poderosa neurotoxina que ataca preferentemente al sistema nervioso central. Hay montones de trabajos que describen los problemas de salud que ocasiona. ¿Cómo han podido creer que no hace daño?
Espero que la publicación de esta investigación  (si es que se le da cobertura mediática) nos haga reflexionar a todos, no sólo a los odontólogos.
Queda pendiente mi comentario sobre las vacunas con timerosal (un compuesto orgánico con mercurio) y su relación con enfermedades neuropsiquiátricas, neurológicas, el autismo y el síndrome de falta de atención.
P.D.: No salgan corriendo todavía a cambiarse las amalgamas. Primero consigan un odontólogo que trabaje con el "Protocolo de Extracción Segura del Mercurio". De lo contrario podría ser peor el remedio que la enfermedad. Si al preguntar por el uso de este protocolo el profesional se queda en blanco, voltea para otro lado, tartamudea o simplemente le dice que eso no es importante, huya de ese consultorio y siga buscando.
Otra P.D.: Les pongo la bibliografía por si alguien quiere verificar lo que escribí, ya que curiosamente, no está indexada en Pubmed: Duplinsky, T., Cicchetti, D.: "The Health Status of Dentists Exposed to Mercury from Silver Amalgam Tooth Restorations", International Journal of Statistics in Medical Research, 2012, 1, 1-15.