viernes, 25 de noviembre de 2011

MIMETISMO MOLECULAR Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES



Mimetismo es  una habilidad que tienen algunos seres u organismos para parecerse o asemejarse a otros de su entorno o a su propio medio ambiente.
Cuando hablamos de mimetismo inmediatamente nos viene a la mente la imagen  del camaleón. Los colores de su piel cambian a medida que cambia su entorno para parecerse a él.
En la naturaleza encontramos muchos tipos de mimetismos pero el que más me ha impactado se llama mimetismo molecular.
Básicamente mimetismo molecular significa que una parte de una molécula de una proteína se parece a una parte de otra proteína totalmente diferente.
Las proteínas están compuestas por cadenas de aminoácidos. Cuando hablamos de mimetismo molecular lo que queremos decir es que una serie de aminoácidos (por ejemplo 10 a.a.) en una proteína es muy similar a una serie de igual cantidad de aminoácidos en otra proteína.
Puesto que existen 20 aminoácidos que conforman proteínas, por meras razones de azar debería ser un tanto difícil encontrar tal coincidencia entre proteínas diferentes. Sin embargo, se han encontrado diversos ejemplos en la naturaleza.
Desde el año 1985 se sabe que el mimetismo molecular juega un papel importante en las enfermedades autoinmunes, es decir, aquellas enfermedades en las cuales el sistema inmunológico de una persona ataca a sus propias células u órganos. Enfermedades autoinmunes son, entre otras, la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca, la fibromialgia, la psoriasis, el vitiligo y muchas otras.
Ahora bien, se ha encontrado que los tipos de proteínas que están involucradas en las enfermedades autoinmunes son:
1) Proteínas propias que forman parte del cuerpo. Ejemplo de éstas serían la proteína base de la mielina, proteínas que conforman la cápsula sinovial de las articulaciones y proteínas estructurales de las células beta del páncreas.
2) Proteínas de agentes infecciosos como virus y bacterias
3) Proteínas alimenticias, por ejemplo las encontradas en la leche y el gluten de trigo.
Cuando un agente externo penetra en un cuerpo, el sistema inmunológico lo reconoce por medio de las células T. Estas células tienen receptores que se unen a segmentos de proteína extraña (usualmente de aproximadamente 10 aminoácidos).  Para no entrar en detalles técnicos resumiré diciendo que el organismo queda sensibilizado a las proteínas de este invasor (que puede ser un virus o una bacteria)  y que cada vez que penetre algo con segmentos de proteína parecidos,  el sistema inmunológico lo va a reconocer y lo va a intentar destruir.
El problema que se presenta con las enfermedades autoinmunes es que si una parte de la proteína de un invasor se parece a una proteína propia del cuerpo, el sistema inmunológico  no va a poder diferenciar qué es propio y qué es ajeno y va a comenzar a atacar a sus propias proteínas, es decir, a sus propias células. Y si además, se une al combo un alimento que tenga también una proteína con un fragmento parecido a los dos anteriores, se garantiza la cronificación del ataque inmunológico. Porque la infección puede detenerse, pero seguimos comiendo lo mismo y como el organismo no es ya capaz de diferenciar qué es conveniente y qué no, continúa atacando a todo lo que se le parezca.
Que pasa en la enfermedad celíaca: una parte de la molécula de gliadina (una parte del gluten del trigo) se parece a una parte de la proteína del adenovirus 12  y a una parte de la proteína del epitelio intestinal. Cuando una persona con los genes adecuados consume trigo se dispara la respuesta inmunológica y le erosiona el intestino.
Algo similar ocurre en la artritis reumatoide. Una parte del colágeno de las articulaciones se parece a un fragmento de la proteína del virus de Epstein-Barr y a una parte de la proteína de algunos cereales que contienen gluten. En la fibromialgia sucede algo similar pero con la base proteica de la mielina.
En la diabetes tipo 1 fragmentos de las proteínas de la leche son similares a proteínas virales y a las proteínas de las células beta del páncreas que son las que producen insulina.
Esto me recuerda además, que investigadores españoles y norteamericanos  encontraron correlación entre la aparición del Alzheimer y los virus tipo herpes.
Un 90 % de las placas amiloides en los enfermos de Alzheimer contenían ADN del herpes virus HSV1, que es el que provoca herpes labial. No sé todavía si existe algún alimento con un fragmento de proteína parecido a las de este virus, pero no me sorprendería que así fuese.
En todo este proceso interviene la genética. Algunas personas mostrarán predisposición a una u otra enfermedad autoinmune. Pero en todos los casos, son los agentes infecciosos y los alimentos los que llevan a que se haga crónica la enfermedad.  
En vista de todo ésto,  está claro que la solución para este tipo de enfermedades está en dejar de consumir este tipo de alimentos que, de paso, no son indispensables.
P.D.: Es muy posible que esta sea la explicacion a las alergias y al asma debidas al consumo de trigo y lacteos.  Mi papa decia que el pan cria mocos y yo me reia de esa aseveracion. Hoy en dia cuando veo que un asmatico mejora dramaticamente cuando hace la dieta sin gluten ni lacteos no puedo dejar de recordarlo.
La P.D. va sin acentos porque la compu se puso caprichosa  : = ) 




miércoles, 9 de noviembre de 2011

RECOMENDACIONES PARA PADRES DE NIÑOS CON AUTISMO Y TRASTORNO DE FALTA DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD (TDAH)



He aquí algunas recomendaciones para los padres o personas encargadas del cuidado de niños con trastornos del espectro autista o con el trastorno de falta de atención con o sin hiperactividad (TDAH). 
Son consejos que pueden ayudar mucho (no es un protocolo de tratamiento) .
La dieta por ejemplo, puede hacer una gran diferencia. Son muy pocos los niños que no mejoran con el cambio de alimentación.

Muchas recomendaciones tienen que ver con evitar la exposición al mercurio y otros contaminantes, ya que muchos de ellos tienen limitada la capacidad de desintoxicarse. Esto conlleva a que acumulen toxinas en sus cuerpos, con consecuencias nocivas en su salud mental y física.


1.- Seguir las recomendaciones de su pediatra o médico tratante.
2.- Seguir la dieta Feingold lo más estrictamente posible (restricción de trigo, lácteos, edulcorantes, colorantes y saborizantes artificiales).
3.- Controlar el estreñimiento si lo hubiere. Una manera natural es consumir al menos 3 ó 4 piezas de fruta al día (mango, lechosa, piña, etc.) y tomar entre 3 y 6 vasos de agua diariamente, dependiendo de la edad. Si no fuera suficiente con las frutas, se puede tomar agua de linaza.
4.- Consumir cilantro con las comidas puesto que se considera un quelante natural.  Cuando se consume cilantro hay que consumir alimentos con fibra que faciliten la evacuación de las heces. Se debe evacuar al menos una vez al día. Observar la tolerancia del niño a este alimento.
5.- Tomar los  suplementos de vitaminas, minerales y  Omega 3, que se recomiendan en estos casos (consultar con su médico tratante).
6.- Realizar actividades que promuevan la sudoración, como el ejercicio moderado. Estar pendiente de rehidratar.
7.- No consumir palagar, cazón grande ni atunes de gran tamaño. Preferir los peces pequeños. No consumir alimentos enlatados.
8.- Lavar muy bien los vegetales y las frutas antes de comerlos para eliminar cualquier residuo de pesticidas que pudieran tener. Recomiendo colocar los vegetales y frutas en un poco de agua con sales de Epson durante una media hora y luego enjuagar muy bien.
9.- Evitar totalmente los trabajos odontológicos con amalgamas de metal.
10.- Hay que tratar de evitar accidentes con bombillos del tipo ahorrador, porque contienen mercurio. Si se rompe alguno recoger con servilletas humedecidas sin levantar polvo y mantener alejado al niño mientras se efectúa la limpieza. No se debe descartar en la basura. Averigüe cuál organismo estadal se encarga de su recolección.
11.- Evitar el uso de termómetros con columna de mercurio.
12.- Mantenerlos alejados de productos químicos, pinturas, desodorantes ambientales, desinfectantes y detergentes de olores fuertes.
13.- Complementar estas recomendaciones con las terapias que recomienden los especialistas.

Como la dieta es lo más difícil, les transcribo las recomendaciones que se sugieren en:

Pasos para lograr la transición a la dieta sin gluten, caseína y soya (GFCFSF) en 10 semanas


MODIFICADO DE: http://www.tacanow.org/en-espanol/gfcfsf-en-10-semanas/

  El mejor momento para comenzar la dieta es durante las vacaciones escolares  pues es cuando usted está con su hijo/a diariamente las 24 horas del día por un periodo de aproximadamente 10 ó más días consecutivos.  Si su hijo/a no tiene vacaciones pronto, simplemente elija un fin de semana y comience con la dieta—no deje para mañana lo que usted pueda empezar hoy mismo.  Le sugerimos que haga la transición utilizando este calendario:
Durante las semanas 1-2:
Quite todos los productos con caseína (productos lácteos, como leche, queso, helado, yogur, etc.). No los reemplace con soya. Comience con los suplementos de calcio.
Durante las semanas 3-4:
Elimine el gluten (pan, pasta, galletas, biscochos, croasanes, pastelitos, empanadas chilenas, etc.) la avena, la cebada y el centeno.
Durante las semanas 5-6:
Elimine la soya y los productos que la contengan.  Una vez que usted logre esto, entonces puede considerar a su niño en la DIETA.
Durante las semanas 7-8:
Revise todo y refine la dieta si es necesario.  Reemplace cualquier artículo de cuidado personal, como champú, pasta de dientes, jabón de lavar ropa y artículos para el salón de clase.
Durante las semanas 9-10:
Revise todo otra vez y refine la dieta si es necesario.  Haga un inventario de azucares y carbohidratos y ajuste la dieta a un mejor nivel.


Sugerencias para el Éxito en la Dieta

Las primeras semanas pueden ser difíciles para el niño y los padres. Por lo general al comenzar, los niños tienen rabietas y retroceden cuando los alimentos a los cuales están acostumbrados son eliminados y reemplazados con otros a los cuales todavía no están acostumbrados. Cuánto dura este proceso depende de algunos factores – la seriedad de su adicción a los alimentos, si sustituye gluten, caseína o soya con alimentos a los cuales este puede ser alérgico, sabotaje en la dieta, y cuan comprometido a la dieta usted pueda estar.

Para lograr una transición más fácil para los padres:


  • Comprométase a seguir la dieta correctamente.   El 91% de las investigaciones demuestran que los niños con autismo mejoran en la dieta GFCFSF. La dieta sólo hará que su hijo esté más saludable y después de todo, este es el objetivo.  
  • Asegúrese de que su esposo(a) esté de acuerdo. Si su esposo(a) continúa dándole a su hijo/a cosas que no son permitidas en la nueva dieta, entonces no hace sentido hacer la dieta GFCFSF.  La dieta tiene que hacerse al 100% o nada.  La segunda vez que mi esposo le dio a nuestro hijo algo con gluten, yo saqué todas las comidas de la cocina que no eran parte de la nueva dieta y este problema nunca volvió a suceder.  Estudie bien la información sobre la dieta GFCFSF antes de comenzar.  Sepa bien que comidas son o no son permitidas.   Aprenda a leer las etiquetas.
  • Si le es posible, antes de comenzar con la dieta, obtenga un examen de sangre para ver si su niño tiene alergias a ciertos alimentos, (IgG e IgE Foods Panel) para estar seguro de no darle ningún alimento a su niño al cual posiblemente pueda ser alérgico.
  • Determine cuales son las cinco comidas favoritas de su hijo/a y busque substitutos para estos.

Para hacerle la vida más fácil a su hijo/a, siga estas sugerencias:


  • Saque todos los alimentos favoritos fuera de su alacena para que su hijo/a no pueda verlos más.  Si los vé, entonces no entenderá el porqué no podrá comerlos más y sus rabietas serán peores y de más duración.
  • No lo/la lleve al supermercado cuando usted vaya de compras.  Espere por lo menos unos meses, sino, prepárese para las rabietas que posiblemente ocurrirán en la tienda.
  • Ponga los nuevos substitutos de comidas en envases a los cuales su hijo/a ya estaba acostumbrado a ver anteriormente.  Algunos niños suelen manejar mejor el cambio de comidas al pensar que son sus comidas familiares.  Obtenga envases vacíos nuevos o bien limpios de sus alimentos favoritos de antes y ponga sus nuevos alimentos en estos.
  • No coma ninguna de las comidas de antes en frente de su hijo/a por varios meses.
  • Considere ponerle un candado a su alacena y a su refrigerador.
  • La escuela – Asegúrese de que en su inscripción se incluya por escrito que su niño está en la dieta y también que el personal entienda los detalles sobre ésta.   Cuando lo inscriba solicite que en caso de haber algún evento en la escuela o en el salón donde haya comida, deben avisarle por lo menos con una semana de anticipación para que usted pueda proporcionar sustitutos. Lleve a la escuela suministros GFCFSF y una lista de los artículos que el niño/a puede y no puede usar.  

Cosas que pueden causar el fracaso de la dieta:


  • Familiares con buenas intenciones – algunos parientes no entienden la necesidad de implementar la dieta y no ven qué daño podría hacer unas galletitas con leche.  Una vez que su hijo/a esté en la dieta, usted podrá ver el daño que una cosa tan sencilla como esta pueda traer.  Usted se convencerá de la necesidad de esta dieta al ver los días de diarrea y llanto, dolores de estómago, de cabeza y rabietas que su niño pueda sufrir antes de ésta. Recuerde que sus familiares no verán estas reacciones si no viven con usted. Explicando la necesidad de adherir a esta dieta en términos de un problema médico como la diabetes generalmente puede ayudarle. Las galletitas y la leche son muy buenas, a menos que su niño sea alérgico y se enferme, entonces serán como un veneno. Cuando sus parientes estén informados sobre los problemas que su niño tiene entonces no querrán darle algo de comer que le haga enfermarse. Algunos familiares pensarán que usted está loco, pero una vez que el niño comience a mejorar, usted podrá mostrarles que la dieta funciona.
  • Escuelas – el personal de la escuela puede hacer que la dieta sea un desastre si no  entienden como funciona.  
  • Creando un niño adicto a los carbohidratos  – cuando la mayoría de las personas comienzan la dieta GFCFSF lo que hacen es simplemente sustituir las cosas a las cuales su hijo tenía adicción con sustitutos convenientes que son GFCFSF:   papas fritas, “chips”, pan,  etc. El problema que entonces sucede es que estos alimentos no tienen nutrición y todos son carbohidratos.  A la larga, esto no va a mantener a su niño sano.  Los excesos de carbohidratos también pueden producir el hongo/levadura, un problema persistente en niños con trastornos del espectro del autismo.  El objetivo es hacer que su hijo esté bien saludable y aunque esos alimentos son aceptables durante el período de transición, usted debe enfocarse en reducir este tipo de alimentos e introducir cosas como carne y verduras – en fin, alimentos con gran nutrición.
  • Alergias desconocidas – al iniciar la dieta y sustituir nuevos alimentos, es posible que usted termine dándole alimentos a su niño a los cuales él/ella sea alérgico. Tan pronto como le sea posible, obtenga un examen de laboratorio (sangre) que demuestre IgG e IgE  para averiguar a qué tipo de alimentos es alérgico y así quitar éstos de su dieta diaria.
  • Reemplazamiento de calorías  – dándole a sus niños grandes cantidades de  jugo u otras calorías sin mucha nutrición como papas pueden causar problemas de alimentación.  Eso significa que en un niño/a que bebe muchos sustitutos de leche o jugo (los cuales suelen tener mucha azúcar) o ingiere cosas muy dulces, el cuerpo utilizará primero esas calorías y entonces comunica al cerebro que “ya no tiene hambre.”  Lo que entonces sucede es que el niño se bebe el jugo y come muy pocos alimentos y comienza a perder peso. Esto puede crear un círculo vicioso y causar un gran problema de alimentación. Un niño no debería beber más de seis onzas (1 vaso) de jugo, soda o leche al día.

Suplementación con Calcio

La recomendación diaria (RDA) de calcio para niños es de 800-1200 mg al día.  Sin ingerir productos lácteos, es prácticamente imposible cumplir con la recomendación requerida sin añadir un suplemento.  Afortunadamente, los suplementos de calcio son baratos y los puede encontrar en pastillas, líquido, polvo y pastillas masticables.

Sustituciones
Harinas que son GFCF (sin gluten y caseína):

  • Almendra
  • Arroz
  • Arroz Integral
  • Fécula de Papa
  • Harina de Papa
  • Fécula o harina de yuca
  • Maiz
  • Amaranto
  • Lentejas



  • Leches alternativas

  • Leche de Coco
  • Leche de Almendra  
  • Leche o carato de ajonjolí
  • Leche de Arroz  
  • Las recetas de las leches las consiguen en:
  •  
  •  
  • http://naturopatiaysalud.blogspot.com/p/leches-vegetales-una-alternativa-la.html

martes, 8 de noviembre de 2011

EVIDENCIAS DE CONECCIÓN VACUNAS-DIABETES JUVENIL




El Dr. Bart Classen, inmunólogo neozelandés, comprobó que las vacunas son la principal causa de diabetes infantil. Sus datos indican que las vacunas causan aproximadamente el 80 % de los casos de diabetes insulino-dependiente en  niños que recibieron múltiples vacunaciones a partir de los dos meses de vida.
Los datos demuestran que las personas con diabetes inducida por las vacunas no desarrollaron la enfermedad hasta 4 años después de recibir la vacuna. Los padres de los niños introdujeron demandas legales ante el gobierno de Nueva Zelanda solicitando compensación por los daños sufridos. Se calcula que en ese país el costo del tratamiento de una persona insulino-dependiente  puede alcanzar a 1 millón de dólares durante su tiempo de vida.

El Dr. Classen presentó datos que demuestran una relación causal entre diferentes vacunas y el desarrollo de la diabetes tipo 1. Sus datos incluyen las de tos ferina,  paperas, rubeola, hepatitis B, hemophilus influenza y otras. Estos resultados son preocupantes ya que se requieren nuevas investigaciones para diseñar alternativas de protección a la población ante estas enfermedades infectocontagiosas.

Para más información recomiendo revisar:
http://www.nvic.org/vaccines-and-diseases/Diabetes/congressionalhearing.aspx

miércoles, 2 de noviembre de 2011

LA DESINTOXICACIÓN DE METALES PESADOS CON CILANTRO (QUELACIÓN NATURAL)



La intoxicación con metales pesados es generalizada, ubicua, está en todas partes. TODOS en mayor o menor grado estamos contaminados con metales pesados (mercurio, plomo, níquel, cadmio, etc).
Es la principal causa de trastornos hormonales, cáncer, problemas tiroideos, trastornos neurológicos,  problemas de aprendizaje, depresión, alergias alimenticias,  parásitos y hongos.
El tratamiento más efectivo para la desintoxicación de estos metales es la llamada quelación. Quelar es atrapar, unir, enlazar, agarrar con tenazas. Los quelantes actúan como cangrejos que atrapan su presa con sus tenazas.

En la imagen se aprecia como figurativamente un ligando o agente quelante atrapa un átomo de hierro:


Existen agentes quelantes químicos que se utilizan en la práctica clínica tales como el EDTA, el DMSA, etc. Su uso es delicado y solo debe ser empleado por personal capacitado, ya que tienen sus riesgos.
Pero en la naturaleza, como era de esperarse, encontramos los recursos que necesitamos para una quelación natural. Y el mejor de ellos es el cilantro.
¿Sorprendidos?
El cilantro (Coriandrum sativum) es una hierba aromática de uso culinario ancestral. En la cocina venezolana se utiliza muchísimo en sopas y guisos. En la cocina mexicana es ingrediente imprescindible del archiconocido guacamole y en la vietnamita es la sazón de su famosa sopa.
Recomiendo enfáticamente que se consuma rutinariamente como una forma agradable  y natural de irnos desintoxicando suavemente de los metales pesados que nos acechan por todas partes.
Y como regalo especial comparto con ustedes la receta que mi esposo, químico también, desarrolló para que pudiera ser usada como terapia natural quelante por todos los ingredientes que contiene. Todos y cada uno de sus ingredientes tiene su función terapéutica específica y puede ser consumida por niños y adultos.
¡Buen provecho!

PESTO DE CILANTRO

4 dientes de ajo
2 tazas de cilantro fresco y picado
1 limón (su jugo)
1/2 aguacate (palta) ó un puñado de almendras o nueces
1 taza de aceite de oliva extravirgen
2 cachetes o tajadas de mango verde sancochado (con su concha)
(ó 1/2 taza de lechosa verde sancochada
ó 1 manzana cocida con su concha (sin semillas))
1/2 cucharadita de Sal marina
1 ó 2  cucharaditas de miel, Estevia o Xilitol (al gusto)

Preparación:

Coloque todos los ingredientes en una licuadora y licúe hasta lograr una consistencia pastosa. Coloque en un envase de vidrio protegido de la luz. Refrigere.

Nota: Si tiene amalgamas dentales o una contaminación importante con mercurio no consuma cilantro en la primera fase de la desintoxicación. Podría hacerle sentir peor. En ese caso busque asesoría de un profesional.